El Comercio

Los alumnos se rinden al padre Valdés

fotogalería

De Santiago le entrega un cuaderno. / A. PIÑA

  • El profesor recibe un emotivo homenaje por su ochenta cumpleaños

Las puertas del salón San Vicente del Castillo del Bosque de la Zoreda se abrieron ayer a las nueve y media de la noche para recibir a José Luis Álvarez Valdés, el Padre Valdés. Decenas de exalumnos le recibieron con un caluroso aplauso para rendirle homenaje por su ochenta cumpleaños y por el casi medio siglo que dedicó a la enseñanza en el colegio de los dominicos de Oviedo y La Felguera.

Los presentadores de este evento fueron la periodista Carmen Mateo y el abogado Iván de Santiago. Este último además tomó la palabra y en su discurso estuvo muy presente el vocablo «poesía». Este género es amado por el Padre Valdés, aunque nunca se animó a componer unos versos. También le hizo entrega del libro con el que el exconcejal aprendió métrica española en el curso escolar 87-88. Sin embargo, este no fue el único regalo que recibió. La presidenta de Hunosa, María Teresa Mallada, le obsequió con una lámpara minera y todos los alumnos le hicieron entrega de una placa con la que el Padre Valdés recordará este día tan especial y emotivo. Pero en un acto como este no podía faltar el hockey. El profesor aprendió a patinar a los 22 años y desde entonces transmitió su pasión por este deporte a centenares de alumnos, entre ellos Juan Alberto Fernández. Él primer internacional no catalán que jugó en la selección española le mostró su agradecimiento por tantas horas de dedicación y entrega.

Tras escuchar todas estas sentidas palabras, el padre Valdés fue invitado a subir al estrado. Solo sabía que iba a tener una cena con antiguos exalumnos y se emocionó: «Gracias en una palabra y muchísimas gracias en dos». También recordó que en Oviedo «tenía muchas clases» y que a veces se quedaba hasta las «cuatro o las cinco de la mañana corrigiendo cuando me tenía que levantar a las siete para dar clase».

Tras este acto, los asistentes, entre los que también se encontraban el médico Alejandro Braña, el eurodiputado socialista, Jonás Fernández o el exalcalde de Oviedo, Antonio Masip, degustaron una cena que incluía crema de marisco, lomo de merluza y cordero.