El Comercio

La junta para disolver Cinturón Verde será el 15 de diciembre

  • Roberto Sánchez Ramos presidirá la sociedad hasta su disolución tras formalizarse la dimisión de Gerardo Antuña

Solo queda un paso para la extinción de Cinturón Verde. Ayer hubo una junta de gobierno donde presentó su dimisión Gerardo Antuña, que hasta este momento era su presidente. También lo hizo el vicepresidente Benjamín Rodríguez y la secretaria Belén Fernández Acevedo. Acto seguido se nombraron los nuevos cargos. El concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, se colocará al frente hasta que se celebre la junta general el próximo 15 de diciembre. En el encuentro se tratarán dos puntos en el orden del día: la aprobación de las cuentas y la disolución de la sociedad. A continuación, se notificará la decisión ante el Registro Mercantil.

Con este procedimiento se pondrá fin a casi 25 años de historia. Esta sociedad fue creada por Gabino de Lorenzo para eliminar las vías del tren de la ciudad. En el accionariado entraron el Ayuntamiento, el Principado, Fomento, Renfe y Feve. Pero tras varias obras, se construyeron plazas de garaje y en la actualidad hay 3.000 plazas sin vender. Muchas de ellas con goteras y caerán en manos municipales. Sin ir más lejos, el edil de Somos, Rubén Rosón, explicó ayer que «el Ayuntamiento no está para vender parkings» y afirmó que este tema es «un pufo».

A pesar de que ayer se diese este paso, el gobierno popular inició en 2013 los trámites para la disolución de la sociedad. Su obra más conocida es la losa de Renfe. Miles de ovetenses estrenaron el 24 de mayo de 1999 una estructura que necesitó 9.575 toneladas de acero y 30.000 metros cúbicos de hormigón para cubrir el tinglado ferroviario con un paseo de 700 metros de longitud y apoyado en 220 pilares de acero.