El Comercio

El cementerio se llena de vida en las vísperas de los Difuntos

El cementerio del San Salvador se llenó ayer de vida, flores y colores debido a los afanados familiares de los fallecidos que allí descansan, que comenzaron con las tradicionales labores previas al Día de Todos los Santos y el de los Difuntos. Limpiar las tumbas o cambiar las mustias flores por otras nuevas se convirtió ayer en una tarea común a muchos carbayones que visitaron el cementerio de San Esteban de las Cruces. Hoy y mañana podrán hacerlo también en autobús, ya que el Ayuntamiento ha habilitado un servicio especial. Entrarán en servicio a partir de las diez de la mañana, con salidas de Primo de Rivera hacia el cementerio de San Salvador y regreso, cada media hora, hasta las seis. También podrán utilizar la línea L. El tráfico permanecerá restringido en el entorno de los cementerios de El Salvador y Trubia.