El Comercio

Rosón critica la «poca vergüenza» de Caunedo por quejarse de los presupuestos tras los «pufos» de su Gobierno

Rubén Rosón, en un pleno del Ayuntamiento de Oviedo.

Rubén Rosón, en un pleno del Ayuntamiento de Oviedo. / Álex Piña

  • El concejal de Economía y Empleo asegura que «el problema presupuestario» son, entre otros, los 33 millones de euros del Cinturón Verde, los 60 millones de «la biblioteca más cara del mundo» y «un Calatrava que es un continente sin contenido»

El concejal de Economía y Empleo del Ayuntamiento de Oviedo, Rubén Rosón (Somos), ha echado en cara al exalcalde del Partido Popular y actual portavoz del Grupo Municipal, Agustín Iglesias Caunedo, que tiene "muy poca vergüenza" por criticar los plazos de aprobación del presupuesto municipal para el próximo año cuando la "tramitación" de éstos "nunca fue el problema" de la ciudad, "sino los pufos que dejó el PP" durante sus años de gestión "absolutamente negligente".

En la presentación este lunes en el Ayuntamiento de la segunda edición de congreso de diseño e innovación 'Design & You', Rosón ha respondido de este modo a los medios tras ser preguntado por las declaraciones en los medios del exregidor en las que criticaba que el presupuesto de 2017 vaya a ser aprobado a finales del próximo enero.

El concejal ha incidido en que "el problema presupuestario" de Oviedo son, entre otros, los 33 millones de euros del Cinturón Verde que han quedado en plazas de aparcamiento sin vender, los 60 millones gastados en "la biblioteca más cara del mundo" como es Villa Magdalena o "un Calatrava que es un continente sin contenido". "Un continente por lo abultado de la instalación y sin contenido por los fallos de diseño" que provocan que "cueste mucho que sirva para la ciudad", ha incidido.

Además, ha destacado que el portavoz 'popular' critica que los presupuestos vayan a aprobarse a finales de enero cuando durante su Gobierno se dio luz verde a las cuentas en el mes de febrero en 2014 y en su último año de mandato (2015) fueron aprobados en marzo.