El Comercio

Una avería deja dos días sin agua a los vecinos de Villarín

Rufina y Nieves Menéndez y César García, vecinos de Villarín, con las botellas que usaron.
Rufina y Nieves Menéndez y César García, vecinos de Villarín, con las botellas que usaron. / P. LORENZANA
  • La parroquia trubieca se quedó sin suministro desde el domingo por la noche hasta ayer por la tarde

La pequeña parroquia de Villarín de Trubia, de solo veinticuatro casas y setenta y cinco habitantes, sufrió un corte de agua por una avería el pasado domingo por la noche. Duró casi dos días. Nadie fue a avisar a los vecinos, se quejan, ni les informó de qué pasaba o cuándo volvería a restablecerse el servicio. El suministro volvió en su totalidad ayer, a las seis y media de la tarde.

«Desde el domingo por la noche llevamos. Parece que hay alguna avería en la bomba», contó ayer Emi Fernández. «El problema de este pueblo es que la presión en cada casa es distinta. Ayer pedí permiso para poner la casa en orden y estoy chafadita. Hay fuente, pero no es potable», se quejó.

Más arriba, en casa de Luisa Álvarez, no notaron la ausencia hasta el día siguiente. «En otros pueblos vienen con una cuba, pero aquí nada. Tengo una cría pequeña, no la puedes ni bañar. El resto de Trubia tiene agua. Entiendo que haya una avería, pero que por lo menos nos den información. Hoy es fiesta, ¿dónde compras? Y la gente mayor no puede andar cargando», denunció. «Nos tienen abandonados», lamentó. Otro afectado es César García, de la asociación de vecinos. «Cuando me levanté ayer (por anteayer) no había. Voy a San Andrés a por agua, vino no bebo», bromea. «Privatizamos todo y así lo tenemos», añadió enfadado.

Según fuentes municipales, el problema no es de la bomba, sino de la tubería de polietileno , que es muy fina y débil. Después de que se parase la bomba, el conducto se llenó de aire, dejando pasar solamente un hilo de agua. Fue necesario efectuar una purga sistemática de la red general de Villarín para quitar el aire, según fuentes de la empresa concesionaria del servicio, Aqualia.

No es la primera vez que los vecinos sufren este tipo de averías y cortes, se quejan, sin aviso alguno. Hoy una delegación de ellos se reunirá con responsables del Ayuntamiento y de Aqualia.