El Comercio

Isaac González era profesor en el colegio Meres.
Isaac González era profesor en el colegio Meres. / E. C.

El asesino del profesor Isaac González saldrá de prisión para disfrutar de un permiso

  • La familia de la víctima pide a la juez de Vigilancia Penitenciaria que anule la salida de cuatro días, de la que no ha recibido notificación

José Luis Fernández Alas, el asesino del profesor del colegio Meres Isaac González, saldrá mañana de prisión con un permiso de cuatro días si la jueza de Vigilancia Penitenciaria del Principado de Asturias, Elvira Gutiérrez, no lo impide.

El crimen conmocionó a la ciudad hace poco más de 14 años, el 1 de noviembre del 2002. Isaac González, un conocido y querido docente del Meres, fue asesinado brutalmente con un hacha por su exyerno en el garaje de su casa de Teatinos. Después, el homicida subió al domicilio familiar y retuvo ilegalmente a su exmujer -quien lo había denunciado previamente por malos tratos físicos y psíquicos-, a los dos hijos de ambos y a su suegra.

Fernández ejecutó un cúmulo de delitos (asesinato, retención ilegal y allanamiento de morada) por el que fue condenado a 42 años de prisión, sin eximente o atenuante de salud mental como pretendía. Ha cumplido 14 años de internamiento en Villabona, en el módulo terapéutico, debido a que le han reconocido un cien por cien de incapacidad permanente por un problema de salud mental.

El abogado de las familia del profesor, Alejandro Riera, solicitó ayer al juzgado la nulidad de las actuaciones realizadas y la suspensión cautelar del permiso, que ya es firme, mientras se dirime su petición. «Tenemos que plantearnos si el sistema funciona», reflexionó Riera, quien advirtió que a la familia de la víctima no le notificaron con antelación el permiso del condenado, tal y como exige el Estatuto de la Víctima del Delito, aprobado en octubre de 2015. Denuncia que se ha conculcado el derecho de las víctimas a ser oídas antes de que se concediese el permiso penitenciario del asesino. El que no se les notificara personalmente el permiso, les privó de presentar un recurso.

La familia de Issac González siente «una profunda indignación». Están muy enfadados, quieren que se les escuche y, después, que se tome una decisión, relata Riera. «Si a mis clientes el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria les hubiera informado de esta posibilidad legal, se habrían personado para enterarse. No había previsión de que este señor iba a salir», añade.

«Ni dolor, ni arrepentimiento»

El letrado asegura de que tuvo que enterarse de la resolución por la que se concedía el permiso la semana pasada y de forma verbal, cuando ya no se podían llevar a cabo actuaciones ordinarias de alegación o recurso, por lo que ahora se ha visto obligado a exigir la nulidad de las actuaciones como último cartucho. «Las notificaciones pueden ser de cualquier manera. Hablas con el cliente y si no quiere información, la recibe el procurador. Lo que no puede ser es que la envíen solo a la oficina de la víctima y no personalmente», subrayó Riera.

El letrado recordó que el asesino no ha pagado aún la responsabilidad civil por los daños cometidos, a pesar de que tiene embargada la pensión. «Nunca ha expresado dolor, ni arrepentimiento, ni absolutamente nada», declaró, y el viernes puede estar libre en la calle durante cuatro días.