El Comercio

El albergue municipal de animales.
El albergue municipal de animales. / MARIO ROJAS

El Ayuntamiento adjudica a Beatriz Vergara la gestión del albergue de animales

  • Subrogará a los seis trabajadores actuales como exigía el gobierno local y presentará informes semanales

Covadonga Beatriz Vergara García gestionará el albergue municipal de animales de La Bolgachina durante los próximos cuatro años, con posibilidad de prórroga otros dos. Al concurso se habían presentado dos ofertas -la otra a cargo de la Clínica Veterinaria Quirós- y finalmente los técnicos de la mesa de contratación eligieron ayer la mejor opción «sustentada en criterios técnicos y económicos»: la adjudicataria ha presentado una baja del 12% sobre el precio de la licitación, que ascendía a 1.027.594 euros más IVA, y se compromete, como decidió el gobierno local pese a las críticas de animalistas, a subrogar a los seis trabajadores actuales de las instalaciones.

El cambio de manos del polémico centro municipal supone «una ruptura con la gestión anterior», según explicó ayer la concejala responsable del servicio, Mercedes González, en una nota de prensa. Advirtió, eso sí, de que aplicará una vigilancia «extrema» y exigirá a la empresa que remita un informe semanal al Ayuntamiento para informarle de las entradas y salidas de animales. También será de obligado cumplimiento la anotación en un libro de registro de toda la actividad del servicio. Todo, resumió, para garantizar «el bienestar animal».

Adelantó, además, aunque sin especificar, que el gobierno local acometerá nuevas intervenciones para «dignificar» el albergue, que se suman a otras ejecutadas ya este año para «mejorar las condiciones de un espacio para buscar un trato digno a los animales que se encuentran allí alojados».

Con esta adjudicación, el Ayuntamiento pretende apagar las críticas por la gestión del albergue. Hace poco más de dos semanas, el pasado 17 de octubre, unas cuatrocientas personas se movilizaron para reclamar que la gestión fuera a través de una protectora y denunciaron el sacrificio injustificado de animales. Reclamaron que no se subrogara al personal, pero los responsables municipales se negaron a dejar en la calle a esta plantilla.

Según los pliegos de condiciones del contrato, que se tuvieron que cambiar tras una primera aprobación, la gestora se encargará de la recogida de animales, del reconocimiento veterinario, el mantenimiento de los animales domésticos, la adopción, la esterilización de gatos errantes, la limpieza de las instalaciones, los registros, la atención a los visitantes y la colaboración con entidades de protección animal, entre otras cuestiones.