El Comercio

Enjuician a una mujer por obligar a su sobrina marroquí a trabajar en su casa sin sueldo

  • Se enfrenta a cinco años y medio de prisión por los delitos de trata de seres humanos y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros

Trajo a su sobrina marroquí desde Francia a Oviedo, a sabiendas de que no tenía papeles y necesitaba ayuda para subsistir. Viajó con ella desde Nimes, a donde había llegado de manera irregular, tras prometerle que la ayudaría a buscar trabajo y regular su situación. Unas promesas falsas, ya que la acusada, presuntamente, se aprovechó de su sobrina durante un año y medio: la obligó a trabajar en su casa gratis, la impidió aprender español, entablar amistades y controló sus salidas.

Es lo que dice el Ministerio Fiscal, que acusa a la tía de la víctima de los delitos de trata de seres humanos y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros por inmigración ilegal. Le pide cinco años y medio de prisión, además del pago de las costas procesales y el abono de 12.000 euros a su sobrina por perjuicios y daño moral. El juicio se celebrará hoy, en la sección Tercera de la Audiencia Provincial.

La acusación pública señala que la víctima vivió «en condiciones de abuso y sometimiento». Al carecer de cualquier medio para subsistir, tuvo que hacerse cargo de los hijos de su tía, de 2 y 6 años. La acusada «la amenazaba reiteradamente con avisar a la Policía para que la extraditase cada vez que trataba de reclamar que le buscara trabajo y le permitiera aprender español», cuestión que impedía «interesadamente».

Todo se descubrió un año y medio después, cuando la presunta víctima se negó a seguir bajo las órdenes de su tía, quien «la echó a la calle y trató por todos los medios de que ningún conocido le diese cobijo». Ya, en la calle, la Policía la retuvo para que procediese a su identificación. Aprovechó para denunciar lo que le sucedía.