El Comercio

Los trabajadores de la Auxiliar de Recaudación convocan cinco días de huelga

La oficina de Recaudación, muy frecuentada estos días por el pago del IBI.
La oficina de Recaudación, muy frecuentada estos días por el pago del IBI. / MARIO ROJAS
  • El regidor responde que los empleados «no tienen relación contractual con el Ayuntamiento» y que su problema es con la empresa de la que dependen

Los 34 trabajadores de la empresa concesionaria del servicio de Recaudación del Ayuntamiento de Oviedo convocan una huelga. Comenzará el próximo 7 de noviembre a las ocho de la mañana y finalizará cinco días después, el día 11, a las tres de la tarde. El motivo del paro es conocido: la inminente rescisión del contrato por parte del Consistorio para remunicipalizar el servicio, que gestiona la Auxiliar de Recaudación. Esto a grandes rasgos. En detalle, los trabajadores rascan más allá y aseguran que se sienten «ninguneados» y que se les «priva» de derechos laborales. Ponen como ejemplo la convocatoria del concurso oposición, que se inició la semana pasada para remunicipalizar el servicio. «Fue indigno porque a pesar de que desempeñamos el mismo puesto que otros funcionarios de la administración a nosotros se nos daba la mitad de puntuación que a ellos», explicó Ángel Fernández, uno de los trabajadores de la Auxiliar de Recaudación que secundará la huelga. «Si hubieran podido no nos hubieran dejado ni presentarnos», apostilló.

Los 34 empleados coinciden en que el equipo de gobierno inició el proceso de remunicipalización «saltándose las lineas rojas de respeto a nuestros puestos de trabajo», aseveró Fernández. «No hay voluntad de contar con nosotros», incidió. Tanto es así que ni siquiera se contempló la posibilidad de subrogarles. «No se habló de ello porque el concejal de Economía, Rubén Rosón, nos dijo literalmente que no había encaje legal para ello». La huelga busca forzar una paralización del proceso de remunicipalización para que, en caso de retomarlo, se cuente con los trabajadores de la Auxiliar. Y todo en plena campaña del cobro del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

«Palos en las ruedas»

La respuesta del alcalde, Wenceslao López, no se hizo esperar. Resumió el conflicto como un problema entre los empleados y su empresa, no con el Ayuntamiento. «Me parece muy bien que los trabajadores defiendan lo que consideran que son sus derechos, que en este caso no están amparados por la ley, porque no tienen ninguna relación contractual con el Ayuntamiento de Oviedo. La tienen con una empresa de servicios», aseveró López. El alcalde también descartó cualquier posibilidad de que el Consistorio asuma a los 34 trabajadores de la Auxiliar de Recaudación. Su argumento coincidió con el que el concejal de Economía dio en su día a los empleados: «Está fuera de la legalidad», explicó.

Wenceslao López insistió en que el objetivo final es que el 1 de enero de 2017 el servicio de Recaudación sea público. «Todo el mundo pone palos en las ruedas para que no lleguemos a la meta, pero a pesar de esas dificultades mi obligación es seguir mirando hacia delante y llegar», sentenció el alcalde ayer durante un acto solidario.

Para llegar a ese cometido el Ayuntamiento convocó un concurso oposición en el que se ofertaron 29 plazas de interino. Se presentaron 1.671 personas. Una convocatoria que los empleados de la Auxiliar dicen que se va a «anular» porque es un «fraude de ley», según les comunicaron sus asesores legales.

El proceso de remunicipalización conllevará un ahorro de entre cuatro y cinco millones de euros a las arcas municipales pero no está siendo fácil. El juzgado de lo Contencioso-Administrativo admitió a trámite el recurso de la plantilla de la actual contratista, la Auxiliar de Recaudación, contra este proceso.

Temas