El Comercio

El profesor asesinado.
El profesor asesinado. / E. C.

El asesino de Isaac González deberá pasar su permiso fuera de Asturias

  • La familia aguarda a que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria se pronuncie sobre el incidente de nulidad presentado por la tramitación de ese permiso

Si nada cambia a última hora, el asesino del profesor Isaac González saldrá hoy de prisión. Estará cuatro días fuera de la cárcel, aunque tendrá que marcharse fuera de Asturias, según explicaron ayer fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). Porque aquí están sus víctimas y existe una orden de alejamiento. El asesino pisará la calle por primera vez desde hace catorce años, el tiempo que lleva en prisión tras matar brutalmente con un hacha a su exsuegro en el garaje de su casa de Teatinos y de retener en la vivienda a su exmujer, a los dos hijos de ambos y a su suegra. La familia, que lucha por impedir ese permiso penitenciario de cuatro días, cuenta que se enteró por casualidad.

Es en ese procedimiento en el que considera que existen descuidos «flagrantes, demenciales», valora su abogado, Alejandro Riera. A los oídos del entorno de la familia llegó el rumor de que el asesino, condenado a 42 años de prisión, podía obtener el tercer grado penitenciario. Al acudir al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria se encontraron con que algo había de cierto en aquella información. No había accedido al tercer grado, como era de esperar dada la gravedad de su condena, pero sí había obtenido un permiso penitenciario de cuatro días. En el pasado ya había intentado salir de la cárcel con resultado negativo, según informaron desde el TSJA.

Pero el pasado agosto todo se le puso a favor. Al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria llegó un informe favorable por unanimidad de la Junta de Tratamiento de la prisión de Villabona y el Ministerio Fiscal no se opuso a ello. Además había cumplido gran parte de su condena. Según informó ayer el TSJA, aunque la pena inicial ascendía a cuarenta y dos años, la Audiencia Provincial estableció un máximo de cumplimiento de veinticinco años. No había nada para que la jueza no concediera el permiso.

Ese acuerdo tomó firmeza el 27 de septiembre, sin que las víctimas tuviera notificación alguna. El TSJA aclaró también que para aplicar el derecho a esa información, tal y como establece el nuevo Estatuto de la Víctima, la familia debía haberlo solicitado, pues vigilancia penitencia trabaja únicamente con datos de presos. Aunque así lo hubieran hecho, añadieron, no habrían podido presentar alegaciones en este tipo de procedimiento. En todo caso, informan desde el alto tribunal asturiano, no habían realizado ese trámite.

Sin notificación

«En cuanto tuvimos conocimiento nos personamos. Nos dijeron que llegábamos tarde. En el juzgado tienen las sentencias con todos los datos y podrían haberse puesto en contacto con las víctimas», valora Riera, que ha presentado un incidente de nulidad, el único derecho judicial al que pudo acudir. A última hora de ayer no había recibido notificación alguna. También pidió una reunión urgente con la fiscal superior de Asturias con idéntico resultado. «No es el típico asunto de permiso penitenciario. El asesino no se ha arrepentido e incluso ha habido que embargarle la pensión para la reparación del daño», expresó el letrado.