El Comercio

El concejal Rubén Rosón.
El concejal Rubén Rosón. / A. P.

El Ayuntamiento ofertará un mínimo de noventa plazas para cubrir servicios esenciales

  • Economía busca fórmulas para que los intereses de demora del Calatrava o Villa Magdalena, unos trece millones de euros, no descuadren las cuentas

Hacer números en equilibrio, entre las restricciones de la ley de Estabilidad Presupuestaria y riesgos (casi certezas) judiciales por sesentamillones de euros, no debe ser fácil. El equipo de gobierno volvió a reunirse ayer para ir cerrando flecos del presupuesto municipal para 2017. El concejal de Economía, Rubén Rosón, confió en que estará listo para que lo pulan los técnicos «el martes o el jueves próximo». También reconoció una preocupación: cómo contabilizar los intereses de demora que acompañarán a las sentencias de la ruinosa expropiación de Villa Magdalena o del Palacio de Congresos. En números gruesos, los intereses de demora en liza en ambos pleitos pueden sumar trece millones de euros. «Si tenemos que presupuestarlos todos dentro del capítulo de gastos financieros, como si fuesen los intereses de un préstamo bancario, tendremos dificultades», advirtió el concejal de Somos.

Con el Calatrava hay más márgen, el proceso judicial no está cerrado, «pero solo de Villa Magdalena serían un mínimo de ocho millones de euros» y el pleito por la retasación del palacete mal expropiado por el PP está ya en ejecución de sentencia.

Pese a las dificultades, Rosón dio por cerrado el capítulo 1, el de Personal, «donde dispondremos de cuatro millones y medio de euros para nuevas contrataciones». El capítulo no crecerá tanto, apenas 700.000 euros, estimó Rosón. El márgen aparece «al no tener que pagar este año sentencias de un Plan de Empleo mal hecho ni devolver la paga extra». En total, se cubrirán todas las vacantes en Bomberos y Policía Local, se contratará a otros veinte funcionarios y, al menos, «a setenta funcionarios interinos para puestos esenciales. Nos gustaría que fuesen más, para nosotros; todos son esenciales, el Ayuntamiento está vació», expuso, pero el criterio lo fijarán el secretario y el director general de Interior. ¿La prioridad? «Llenar los servicios por donde entra la gente: las áreas de Personal y Contratación», expuso Rosón. También, aquellos servicios que están vacíos, como Consumo.

Ahorros e ingresos

Además, el equipo de gobierno confía en ahorrar otros cuatro millones de euros con la remunicipalización del servicio de Recaudación, «tenemos cuatro más del IBI a los grandes valores y tres millones de ahorro presupuestario neto positivo. Nos da cierto margen», concluyó el edil.

Lo que aún habrá que pulir, admitió, son los capítulos 2 y 3. La propuesta eleva en dos millones el gasto corriente en bienes y servicios y en cuatro las transferencias y subvenciones. «Subirán, pero no tanto», admitió el edil. En parte, por ajustes como la ampliación de las becas de comedor y el crecimiento de las ayudas a entidades sociales a las que el Ayuntamiento ha retirado el convenio para crear un convocatoria competitiva.