El Comercio

Pérez-Espinosa recalca que «no participó» ni sabía nada del expediente de Aquagest

Ana Taboada frente a Isabel Pérez-Espinosa, durante la comisión municipal.
Ana Taboada frente a Isabel Pérez-Espinosa, durante la comisión municipal. / MARIO ROJAS
  • La exedil del PP dejó recados envenenados contra el gobierno local en una jornada en la que Reinares no compareció

  • Ana Taboada se muestra «sorprendida» porque ignore un asunto llevó a varias juntas de gobierno

La segunda sesión de la comisión de investigación sobre el caso Aquagest tampoco arrojó luz alguna sobre las razones por las que el Ayuntamiento pasó, en 2009, de incautarse la garantía (840.000 euros) y exigir una compensación adicional por incumplimiento del contrato de la recaudación de 166.000 euros a la empresa, a llegar a un acuerdo extrajudicial y entregar la garantía. Compareció la exconcejala del PP (lo fue entre 1999 y 2011), Isabel Pérez-Espinosa, de forma voluntaria y «por respeto a los ovetenses y a este Ayuntamiento», pero, adelantó, «poco les voy a poder aclarar». Se enrocó en que ella «en ningún momento participó en el expediente» y en que, aunque tuvo muchas responsabilidades en su paso por el Consistorio, «nunca» en Hacienda, Contratación o Economía ni tampoco «participó jamás en la mesa de contratación». Según su relato, que trufó de críticas a Somos y al gobierno tripartito local, su participación se limitó como secretaria de la junta de gobierno a elaborar el acta y dar fe de los acuerdos adoptados, «siempre con los informes técnicos favorables». «Me parece muy raro que me estén preguntando esto, quiero pensar que los actuales concejales de gobierno actúan también con el mismo rigor con el que actuábamos nosotros», replicó.

Pérez-Espinosa aludió en varias ocasiones a su escasa memoria, que calificó de «pez»: «No tengo un IBM en la cabeza», se defendió ante las preguntas, en ocasiones confusas, de la concejala de Somos, Isabel González Bermejo. Cuando le inquirieron si no conocía el expediente y el conflicto del Ayuntamiento con la empresa, Pérez-Espinosa, contestó que no lo recordaba, pero que sabía «más de los problemas de la (empresa de recaudación) de ahora», cuyos trabajadores han convocado una huelga en contra de la remunicipalización.

Es un ejemplo del tono general de la comparecencia. Pérez-Espinosa recalcó que nunca tuvo nada que ver con la devolución de la garantía a Aquagest y que, además, no sabía nada del contrato y sus avatares. La presidenta de la comisión y vicealcaldesa, Ana Taboada, se mostró «sorprendida» porque del relato de la popular «parece que cada concejalía es una isla, lejos de un equipo de gobierno». En una valoración posterior, añadió, «lo normal es compartir los problemas y más, los que generan más conflicto». Lamentó que Pérez-Espinosa se haya acogido a que era asunto de otra concejalía y censuró su actitud «defensiva» ante las preguntas de la comisión.

Defensiva igual es mucho decir. Pérez-Espinosa fue dejando recados envenenados a cada respuesta: «No sigo la actualidad municipal, porque más que peleas entre los socios no hay»; «por eso ni sus compañeros me preguntaron en Lugo, pero claro eso es serio y no esto»; o «los ovetenses nos dieron su respaldo mayoritario», dijo, hasta que Taboada acabó por interrumpirla: «Usted tiene todo el tiempo del mundo, pero nosotros no si es para escuchar mítines y repetir que no recuerda nada».

Reinares, se excusa

Noventa minutos más tarde, la comisión levantó su sesión con una bronca entre Gerardo Antuña, que cedió su turno para un alegato de su compañera de partido, y Taboada, sobre réplicas, reglamentos y con el primero pidiendo que se apagase la cámara. Poco salió en claro, que a Pérez-Espinosa le encantan los garbanzos con espinacas, pero no recuerda con quién como el desarme, y que nunca ha estado el Logroño, cuestiones por las que le preguntó Somos.

No pudo hacerlo a nadie más. Jaime Reinares no asistió. Expuso sus razones en una carta a la presidenta de la comisión. La fundamental, que en esos momentos no tenía ninguna competencia y había sido cesado como miembro de la junta de gobierno por Gabino de Lorenzo.