El Comercio

Un policía de Oviedo fuera de servicio logra la detención de un atracador en Madrid

  • Persiguió al asaltante al verlo salir con dos grandes cuchillos de una céntrica farmacia de la capital y emprendió su persecución a la carrera

Un agente de la Policía Nacional, adscrito a la Unidad de Prevención y Reacción de Oviedo y que se encontraba libre de servicio en Madrid, logró detener, el pasado sábado, al atracador de una farmacia tras una larga persecución a pie por las calles del barrio de Salamanca.

Según informaron ayer fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, el funcionario disfrutaba de un viaje de descanso a Madrid y paseaba por el céntrico barrio de Salamanca, cuando observó que un individuo abandonaba una farmacia, abriéndose paso a empujones entre dos trabajadoras del establecimiento. En las manos llevaba dos cuchillos de grandes dimensiones que, inmediatamente, llamaron la atención del agente.

Al confirmar que se había cometido un atraco, el policía salió en persecución del detenido a la carrera. El atracador se volvió entonces y le amenazó con las armas que portaba, para que cesase en su perseguirlo, y reemprendió la huida a pie. La marcha continuó por las calles adyacentes al lugar del atraco. Mientras, el asaltante buscaba con desesperación hacerse con un medio de transporte para poder dejar atrás al agente. Según relató la Jefatura Superior de Policía en un comunicado, intentó sustraer mediante amenazas con los cuchillos un taxi, una ambulancia y un vehículo particular con sus ocupantes en su interior, en un intento de zafarse de la persecución y así evitar ser detenido, a la vez que continuaba profiriendo serias amenazas de muerte.

El policía, de forma paralela a la persecución, se mantenía en contacto telefónico con sus compañeros a través del 091, lo que permitió la llegada de refuerzos de personal uniformado que culminó con la detención del atracador tras una larga persecución. En el momento de ser detenido, el delincuente hizo frente a los policías amenazándoles con los cuchillos que portaba y de manera especial, dirigió sus amenazas hacia el agente ovetenses que le había estado persiguiendo. El ladrón cuenta con numerosos antecedentes por robos con intimidación y tiene vigentes cuatro órdenes de detención, dos de ellas para ingreso en prisión.