El Comercio

Isaac González.
Isaac González. / E. C.

«El asesino de Isaac González sale de permiso sin que nadie haya escuchado a las víctimas»

  • El preso reclamó la extinción de la orden de alejamiento de la familia del fallecido durante cinco años alegando el cumplimiento de la misma

No les han dado la posibilidad de pronunciarse, no les han escuchado ante la petición para obtener un permiso penitenciario del asesino de su marido, padre y abuelo, de ese hombre que tras matar de un hachazo al profesor Isaac González les retuvo en su casa de Teatinos. Eso es lo que reivindica la familia del fallecido y también víctima del condenado. Porque el preso salió ayer de la cárcel para pasar cuatro días fuera de prisión sin que la familia González tuviera conocimiento del proceso.

La discrepancia entre lo que reclama la familia y la defensa de la actuación que reivindica el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) está en el artículo 13 del Estatuto de la Víctima, una norma aprobada a finales del pasado año. Ese artículo habla del derecho de las víctimas a tener conocimiento de permisos y actuaciones en relación con su agresor. Máxime si los delitos cometidos atentan contra la libertad de las personas, como es el de detención ilegal por el que fue condenado José Luis Fernández. Porque tras matar al profesor ovetense en el garaje, retuvo en la vivienda a su exmujer, los hijos de ambos y a su exsuegra.

Eso es lo que dice la norma, con un matiz: se informará, incluso antes de que el juez de Vigilancia Penitenciaria tome medidas, siempre que la víctima así lo haya solicitado. El TSJA informó el jueves de que la familia no lo había hecho. «El problema es que si no le dices a la víctima que puede solicitarlo, que tiene ese derecho, no puede hacerlo. Ese derecho a la información debe ser actualizado además en cada fase del procedimiento», expresa el letrado de la familia, Alejandro Riera. El abogado insiste en que es una notificación personal y que no tienen por qué personarse las víctimas, sino que «los tribunales deben informar y escuchar lo que tienen que decir. Luego el juez tomará la decisión que considere oportuna».

Por casualidad

Los niños que fueron retenidos eran menores de edad de aquella y cuando se ejecutó la sentencia ni siquiera existía ese estatuto de la víctima. «Por todo ello, con más motivo, debería haberles informado de ese derecho a recibir notificaciones que no se pudo ejercitar», reprocha.

La familia se enteró por casualidad de que el condenado había iniciado algún trámite para obtener libertad. Acudieron al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria para intentar enterarse qué había ocurrido, pero «nos dijeron que era tarde». El único trámite que les quedaba era el incidente de nulidad por esa falta de notificación a las víctimas, que ayer fue rechazado sin posibilidad de recurso. «Solo se puede concluir que la vulneración de derechos fundamentales de la víctimas en este caso ha sido flagrante, lo que debería haber llevado a admitir a trámite el incidente de nulidad», subrayó Riera.

El condenado obtuvo, por primera vez desde su ingreso en prisión hace 14 años, un permiso para pasar cuatro días fuera de Villabona. Salió ayer sin incidentes. Eso sí, deberá disfrutar del permiso carcelario fuera de Asturias porque existe una orden de alejamiento de sus víctimas que el preso trató de anular. La orden de alejamiento impuesta fue por cinco años y recurrió argumentando el cumplimiento de la misma. Algo que fue rechazado, pero que para la familia es una muestra más de la actitud del condenado que «nunca se arrepintió de los hechos ni reparó el daño. Hubo que embargarle la pensión».

«El juzgado ni siquiera se puso en contacto con las víctimas para saber dónde vivían, porque pueden estar fuera de Asturias, incluso en la misma comunidad donde el preso vaya a disfrutar del permiso, con lo cual de poco sirve que pase esos cuatro días fuera de Asturias», reprochó el abogado de la familia. El reo fue condenado a 42 años de prisión por un delito de asesinato y tres más de detención ilegal, aunque una decisión posterior de la Audiencia Provincial, según informó el TSJA, dejó el tiempo de cumplimiento de condena en 25 años. La junta de tratamiento de la prisión de Villabona emitió, por unanimidad, un informe favorable y el fiscal no se opuso a ese permiso penitenciario. Ante esas posiciones, la jueza concedió el permiso.