El Comercio

El Consistorio invertirá 200.000 euros en los caminos del Prerrománico del Naranco

  • Entre otras actuaciones se trabajará en la mejora del acceso peatonal desde el aparcamiento de los monumentos hasta Santa María del Naranco

El Plan del Prerrománico es una entelequia. El Gobierno central ha dispuesto una partida en las cuentas públicas de 2016 de 37.000 euros. Poco, pero en 2015 no hubo un solo euro. Es un signo de los tiempos. El Principado parchea los templos con algunas intervenciones, pero la imagen del tejado de Santullano cubierto de vegetación demuestra que los recursos no sobran. El Ayuntamiento, sin competencias en la materia, ha decidido arrimar el hombro. La Concejalía de Urbanismo tiene previsto invertir 200.000 euros, con cargo al presupuesto de 2017, en la mejora de los caminos del entorno del conjunto monumental del Naranco. Entre otras actuaciones se trabajará en la mejora del acceso peatonal desde el aparcamiento de los monumentos hasta Santa María del Naranco. El camino actual, sin pavimentar y con una fuerte pendiente, es casi intransitable con el suelo mojado y ha sido escenario de varios accidentes y caídas de turistas.

La solución final se definirá durante la redacción del proyecto que tendrá que recibir el visto bueno de la Consejería de Cultura por afectar al entorno de protección de los edificios. También se mejorará el entorno de San Miguel de Lillo, con el desbroce de las zonas más próximas y un saneamiento de los caminos y la zona perimetral. Además, el equipo de gobierno quiere crear una escuela taller para mejorar el entorno de ambos monumentos.

El plan director del Prerrománico no llegó hasta 2006 al Ministerio de Vivienda. Redactado por los arquitectos Fernando Nanclares y Antón Capitel proponía distintas medidas para salvaguardar los monumentos como derribar los edificios más próximos a la Foncalada, para la que se proponía una musealización, o cortar el tráfico en un tramo de la carretera al Naranco. El Principado dice que prepara uno nuevo, pero también que no tiene fondos ni para la conservación.