El Comercio

Inventando un nuevo Campo

El congreso Design&You se celebra en el edificio del Pavo Real en el Campo San Francisco .
El congreso Design&You se celebra en el edificio del Pavo Real en el Campo San Francisco . / PIÑA
  • Los asistentes al congreso Design&You diseñan soluciones para la arboleda

Alexander es un niño de 8 años con ciertos problemas de audición que lleva poco tiempo viviendo en Oviedo. Le gusta mucho pasear con su perro por el Campo San Francisco y corretear por la arboleda, donde ayer se cruzó con Rosa, una joven de 16 años que tiene una discapacidad visual y que cada día cruza el Campo para ir al Instituto Alfonso II. También a diario, por allí va a toda prisa Colás, uno de esos trabajadores con varios empleos que anda siempre a la carrera. Con menos prisa transita por el Campo Herminia, una de las ancianas que reside en el centro de Santa Susana, aunque solo puede tomar el aire libre cuando vienen sus hijos. Cruzar la calle se vuelve para ella un serio peligro. Ellos cuatro se multiplicaron ayer entre los asistentes a las jornadas Design&You, quienes trataron de meterse en el papel de estos ovetenses ficticios. El objetivo: repensar el Campo San Francisco.

Diseñadores y urbanistas experimentaron en primera persona las dificultades de esos cuatro personajes que podrían ser cualquier ovetense de carne y hueso. De su experiencia definieron las carencias que presenta la arboleda. En especial se centraron en cuatro puntos conflictivos del entorno del Campo, como son la plaza de La Escandalera, el cruce de Toreno con Uría, Santa Susana y el cruce de esta última calle con Marqués de Santa Cruz. Laberintos, suelo resbaladizo, peldaños, semáforos interminables sin señales auditivas, pocos espacios para el deporte y el encuentro de jóvenes, fueron algunas de las necesidades a satisfacer. Algo que intentaron con las herramientas que mejor conocen: el diseño. «Para nosotros el diseño es una forma de trabajo, un proceso de desarrollo de creación para solucionar problemas, ya sean un producto o en este caso un espacio. Es una metodología», explica Adrián García, uno de los organizadores de las jornadas promovidas por la Asociación de Diseñadores Industriales de Asturias.

Tras debatir e identificar las necesidades de la arboleda, a los asistentes a las jornadas, distribuidos en diferentes grupos, les tocaba proponer soluciones. Y si hubo una en la que el diagnostico fue unánime fue la de peatonalizar la calle Uría. Reutilizar el edificio del Pavo Real donde se encontraban, mejorar los accesos a la residencia de ancianos, crear una especie de terraza en la biblioteca de La Granja con material en el exterior del edificio y repensar esa «extraña glorieta» en la esquina de Toreno con la avenida Galicia fueron otras de las medidas acordadas. Propuestas que llegan justo cuando el Ayuntamiento quiere repensar ese espacio central, ese espacio ligado directamente con la identidad de la ciudad. Ese espacio diseñado para todos.

Temas