El Comercio

La mejora de la accesibilidad de la pasarela de Trubia costará 75.605 euros

Al puente se accede por unas escaleras empinadas.
Al puente se accede por unas escaleras empinadas. / M. ROJAS
  • Infraestructuras diseña una nueva rampa para facilitar el acceso al puente que ahorra a los vecinos un rodeo de 1,5 kilómetros

La mejora de la accesibilidad del puente de Soto a Trubia costará 75.605 euros y saldará una deuda de casi dos décadas con los vecinos de la zona. Estaba previsto dentro de la operación de Cinturón Verde desde 1995. La variante construida suprimía el paso de los convoyes de Feve y el puente ferroviario sobre el Nalón podría ser convertido en un paso peatonal para unir Soto de Abajo y Trubia. Aún así, tardó 20 años y antes el Ayuntamiento tuvo que expedientar al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias y llevarlo a juicio, para que lo arreglase. Ahora el Ayuntamiento se propone cumplir la palabra dada a los vecinos y construir una rampa que facilite el acceso al puente desde la calle Suárez Inclán.

En realidad, al puente, se accede a través de una pasarela que salva las vías del tren. Para acceder a esta existe una estrecha escalera y dos pequeñas rampas con pendiente superior al 75%, por lo que incumple la normativa sobre accesibilidad. Tiene, además, un suelo de chapa de hierro muy deslizante y en mal estado. Aún así el puente y la pasarela son muy usados. Unen los barrios trubiecos de El Cortayu y Soto de Abajo y acercan a las escuelas o a la iglesia de Santa Teresa a los vecinos de ambas márgenes del Nalón, evitándoles un rodeo de más 1,5 kilómetros a través del puente de la N-634.

El Ayuntamiento dispone de un proyecto para construir una rampa que salve el desnivel cumpliendo la normativa sobre accesibilidad. De lo que no disponía, era de dinero suficiente. La junta de gobierno aprobó a finales del mes pasado una modificación presupuestaria para cubrir el mayor coste previsto de los trabajos. Lo hizo minorando el gasto previsto en instalaciones de climatización y compra de mobiliario para edificios municipales.

En 2014, el Consistorio ya ejecutó mejoras en el lado del puente de Soto de Abajo con el hormigonado de un camino de 3,5 metros de anchura, la apertura de una pequeña plazoleta como área de descanso.