El Comercio

Un spa de Ciudad Naranco sin solución

Ana Fernández llegó hace ya dos décadas al barrio de Ciudad Naranco y ya de aquella, recuerda en una queja online, ya hablaban las autoridades de que se iba a construir una piscina en el barrio. A día de hoy aquello sigue siendo una promesa. Lo más cerca que estuvieron en el barrio de tener un equipamiento fue el spa, que solo se quedó en una estructura de ladrillo que la ciudad reivindica para que no se pierda. Lo que no le cabe en la cabeza es que esa construcción siga viendo pasar los días sin que nadie haga nada. Mientras los vecinos siguen sin ni un equipamiento deportivos público en todo el barrio.