El Comercio

Los estorninos se acercan al Campo

Una imagen de las grandes bandadas del año pasado
Una imagen de las grandes bandadas del año pasado / mario rojas
  • El Ayuntamiento vigila desde hace una semana la evolución de la colonia | Los primeros bandos de estas aves, que tantas molestias causaron el año pasado, regresan a sus dormideros en el parque

Ya están aquí. Los estorninos han vuelto. Aún no son las bandadas que cubrían el cielo cada atardecer el otoño pasado y que obligaron al Ayuntamiento a contratar a una empresa especializada para ahuyentarlos, pero los primeros bandos de estas aves han regresado para volver a usar el Campo San Francisco como dormidero. Lo hicieron por primera vez a principios de noviembre de 2015. Nunca antes habían invernado en la ciudad y menos en el número que alcanzaría la colonia unas semanas después.

Curiosos y fotógrafos disfrutaron durante más de un mes con el espectáculo de las danzas al atardecer que formaban miles de aves volando en apretados bandos y haciendo caprichosos giros contra los cielos de la ciudad. Los vecinos, los usuarios del parque y la concejalía de Parques disfrutaron menos. Los primeros, por el ruido de los pájaros; los segundos, porque cruzar el Campo de tarde se convirtió en un deporte de riesgo, y la concejalía porque la suciedad –plumas y deyecciones– cubrió bancos y paseos.

El Ayuntamiento optó en diciembre por contratar a una empresa especializada para ahuyentarlos con ruidos, grabaciones de las voces de rapaces y vuelos disuasorios de halcones. Las aves cambiaron a otros dormideros del centro de Oviedo y, con el final del invierno, se dispersaron. Desde hace una semana, el Ayuntamiento hace un seguimiento en una tarea que compete a la concejalía de Medio Ambiente.