El Comercio

El proceso de participación para decidir el futuro del Cristo abrirá el antiguo HUCA

Jorge Arévalo, Ana Taboada y Pilar Díaz.
Jorge Arévalo, Ana Taboada y Pilar Díaz. / P. LORENZANA
  • A mediados de mes se colocarán puntos de participación por toda la ciudad y una exposición sobre el área frente al teatro Campoamor

Pisar los pasillos del antiguo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) puede despertar la curiosidad de muchos ciudadanos. Artistas y otros interesados ya lo han intentado con peticiones formales en los últimos años, sin resultado alguno. Pero esta vez, las puertas de algunos de esos edificios, que son parte de la vida de numerosos vecinos, para muchos desde la cuna literamente, se abrirán a la ciudad dentro de las jornadas de participación sobre el futuro de los terrenos del antiguo hospital.

Ese proceso impulsado por el Ayuntamiento, dentro del convenio firmado con el Principado, comenzará a mediados de mes liderado por la empresa Paisaje Transversal. En concreto, el día 18 se harán visibles los primeros pasos que se alargarán durante varios meses. Habrá, a partir de ese día, puntos participativos en equipamientos y facultades para que los ciudadanos dejen sus propuestas y también sesiones informativas en diferentes espacios públicos. Aunque tal vez lo que haga más visible el arranque de ese proceso participativo será la exposición que se instalará hasta marzo frente al teatro Campoamor.

«El proceso es largo. En total pueden ser cuatro años, pero este es un primer paso, que además creará las pautas de diseño que se incorporarán en los pliegos de condiciones del concurso de ideas que se convocará más adelante», explicaba ayer Jorge Arévalo, miembro de la citada empresa. Ese es uno de los puntos básicos de este proyecto, aunque no es el único fin. El 'mientras tanto' es otra de las prioridades del proceso participativo. «Es fundamental que haya usos provisionales que además servirán para 'testar' temporalmente las ideas en una especie de laboratorio», apuntaba Pilar Díaz, otra de las responsables de este proceso que aspira a implicar a los ciudadanos menos participativos.

Los mantras de este proceso son la viabilidad y la sostenibilidad y sobre ellos se centrará el trabajo cuyas conclusiones se conocerán a finales de enero. «Lo que ahora parece un problema es una ventana de oportunidad para la ciudad», insistió la concejala de Participación Ciudadana, Ana Taboada.

Temas