El Comercio

Sánchez Ramos.
Sánchez Ramos. / P. L.

«No vamos a quedar con los brazos cruzados con Villa Magdalena»

  • El concejal de Cultura asegura que se buscarán las responsabilidades «personales, políticas y patrimoniales» por la expropiación del palacete

«No está prevista, porque el presupuesto del año que viene va a estar condicionado por la sentencia de Villa Magdalena, que obliga a que el pueblo de Oviedo pague 65 millones de euros por algo que le costó a los propietarios hace 20 años 550 millones de pesetas (unos 3,4 de euros). Hoy os puedo hablar con esta tranquilidad, el viernes se me caían las lágrimas de rabia». Así se expresó el concejal de Cultura, Roberto Sánchez 'Rivi', cuando este diario le preguntó si las próximas cuentas municipales incluirían más dotación para galardones literarios.

El edil de Izquierda Unida arremetió contra los responsables de este «cuchillo clavado en el corazón, que calificó de «atraco que se nos ha hecho a la ciudadanía, que es la que tiene que pagar». «No vamos a quedar con los brazos cruzados. Con Villa Magdalena se van a buscar responsabilidades personales, políticas y patrimoniales a las que hubiera lugar», declaró, alzando la voz.

No faltó el recuerdo para el Palacio de Congresos, otra posible deuda de calado que podría afrontar el Ayuntamiento. «Tenemos una sentencia que no es firme. Se decía que 'Calatrava, te la clava'. Se decía que vendría gente de allende los mares a ver las obras de Calatrava, y son 25 millones de euros». Sánchez Ramos aseguró que las responsabilidades patrimoniales a las que el Consistorio podría tener que responder por estos descalabros urbanísticos impiden «recomponer un presupuesto digno para la gente. Nunca fui de la FAI, pero 'el que la fizo, la tien que pagar'».

En una intervención en la que se apreciaba visiblemente la emoción que lo embargaba, el concejal de Cultura quiso plantear una hipótesis: «Imaginemos que convocamos una reunión por los distritos, con organizados y no organizados, y les decimos que tenemos 65 millones para infraestructuras, cultura... y queremos escuchar vuestra opinión. Y no llegaríamos porque la gente cumple, no pide más, hay una conciencia cívica del dinero público». A renglón seguido, 'Rivi' se dio una pesimista contraargumentación. «Y sin embargo ese debate, que sería maravilloso, no es posible porque estamos condenados a depositar ese dinero en las arcas de dos propietarios (por el de Villa Magdalena y los promotores del Palacio de Congresos) y no en las de los 224.000 ciudadanos de Oviedo», concluyó.