El Comercio

El caso del empresario Fernández- Mayo se traslada al Juzgado de lo Penal

José María Fernández, 'Morgan', a la salida de la vista suspendida en la Audiencia Provincial.
José María Fernández, 'Morgan', a la salida de la vista suspendida en la Audiencia Provincial. / MARIO ROJAS
  • La Audiencia se inhibe a favor del exmarido de Leticia Sabater porque ninguno de los delitos que le imputan superan los cinco años de pena

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial tenía previsto ayer juzgar al empresario ovetense José María Fernández-Mayo, conocido como 'Morgan', por dos presuntos delitos: uno de alzamiento de bienes y otro de falsedad contable. Sin embargo, el juicio no se celebró porque la Audiencia Provincial no tiene competencia para ello.

La explicación se encuentra en que ninguno de los dos delitos que se le imputan al exmarido de la artista Leticia Sabater superan los cinco años y un día de pena. En este caso, el órgano competente para enjuiciar a Fernández-Mayo es el Juzgado de lo Penal, no la Audiencia Provincial. Así lo argumentó en sala su abogado defensor, Luis Albo. La magistrada de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial aceptó el argumento y aplicó la legislación más favorable al acusado, en este caso amparada por la última reforma del Código Penal de 2015.

Fuera de sala, José María Fernández-Mayo obvió hacer declaraciones y remitió cualquier información a su abogado. Este tampoco se prodigó en detallar nada del proceso judicial, que previsiblemente se alargará más de un año, pero sí explicó los motivos por los que solicitó que su cliente sea enjuiciado en el Juzgado de lo Penal. Aseguró que las peticiones de pena para 'Morgan', tanto los siete años que pide la Fiscalía como los ocho que solicita la acusación, son fruto de un error. «Quizás hayan sumado las infracciones entre sí. Pero para esta competencia hay que mirarlas en abstracto. No es cuestión de decir tres más tres. Interesadas las penas por separado no hay ninguna que pase de cinco años, aunque lo pida el fiscal. El Código Penal no prevé para ninguna de las cuestiones que se hablan aquí más de cinco años», explicó el letrado a la salida de la Audiencia Provincial. Será el Juzgado de lo Penal Número 1 el encargado de enjuiciar a su cliente por dos presuntos delitos de alzamiento de bienes y de falsedad contable.

El origen de los delitos

El informe recogido por el Ministerio Fiscal considera probado que Fernández-Mayo era el único administrador de Inverferma S.L, propietaria del desaparecido hotel M, en la calle Comandante Vallespín, hoy Hotel Nature. Según la Fiscalía, vendió el establecimiento hotelero para eludir el pago de una deuda acumulada con la constructora del hotel, Ingeniería y Construcción (INYCO).

Los hechos se remontan a los años 2012 y 2013. En julio del primero, un juzgado condenó a la empresa de Fernández-Mayo a pagar 101.022 euros a INYCO por las obras de construcción del hotel. Meses después, en octubre, las dos partes llegaron a un acuerdo en 105.441 euros, intereses incluidos, y pactaron el pago en varios plazos para saldar la deuda. Morgan solo pagó el primero y la acreedora acudió al juzgado para pedir el embargo de bienes por 95.340 euros contra Inverferma.

La empresa llevaba tres años sin presentar cuentas y las que presentó al pedir el concurso estaban falseadas, según argumentó en su informe el Ministerio Fiscal, que mantiene la pena de siete años contra el empresario ovetense por un delito de alzamiento de bienes y otro de falsedad contable.