El Comercio

CSI reclama al alcalde la instalación de los relojes de fichar en el área de Seguridad

  • El Ayuntamiento convoca la plaza para el puesto de jefe del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento

El delegado de Prevención y secretario de la sección sindical de la CSI, Miguel Ordóñez, solicitó ayer a través del registro al alcalde que «ordene al concejal de Seguridad, Ricardo Fernández, que de manera inmediata disponga lo necesario para la instalación de los relojes de control horario» en el Edificio de Seguridad Ciudadana. Los relojes se adquirieron en mayo, tras llegar el sindicato y el Ayuntamiento a un acuerdo extrajudicial para evitar el pleito iniciado por el primero para exigir su colocación.

Cinco meses después, siguen sin instalarse, recuerda el sindicato. Añade que es obligación municipal «ejercer el control horario sobre todo el personal» del Ayuntamiento. De hecho es obligatorio desde 1983. «Todos los funcionarios y empleados públicos tendrán obligación de fichar al entrar y salir del centro de trabajo, tanto al comienzo y final de cada jornada, como en toda ausencia y retorno durante la misma», dice la instrucción sobre la jornada laboral en el sector público. Claro que policías y bomberos pasan control presencial al inicio de cada turno, lo hace el mando responsable; pero si este hace la vista gorda o los funcionarios bajo su mando se escaquean, poco hay que hacer.

El equipo de gobierno explicó ayer que la instalación de los relojes se ha demorado por la necesidad de adquirir cámaras de vigilancia y está ahora pendiente de trámites en el área de Modernización que tendrá que crear la base de datos de las huellas dactilares de los funcionarios.

Nuevo jefe del SEIS

El Ayuntamiento, por otro lado, convocó ayer la plaza para el nuevo jefe de Bomberos, que sustituirá al actual, José Manuel Torres, por jubilación. Sin embargo, en un compromiso adquirido tras el incendio de Uría, el equipo de gobierno ha optado por dar un perfil técnico a la plaza, similar al de parques de Bomberos de otras ciudades, en las que lo habitual es que el responsable del servicio sea un arquitecto o un ingeniero.

La selección del nuevo jefe del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento se hará a través de un concurso de méritos abierto a otras administraciones y para funcionarios del grupo A1, que tengan la titulación de ingeniero o arquitecto «o equivalentes a efectos profesionales». Ocupará plaza de jefe de Servicio, dentro del organigrama de la Relación de Puestos de Trabajo, con un sueldo base de 1.120 euros, más 840 de complemento de destino (nivel 28); a los que habrá que sumar más de 2.073 euros de complemento específico y 606 euros de productividad, según especifica el anexo a las bases.

Lo último es llamativo, porque comprometen al pago de una cantidad fija en concepto de productividad sin establecer qué objetivos habrán de alcanzarse para lograrlo. La jurisprudencia señala que este complemento «sirve para retribuir el especial rendimiento, la actividad extraordinaria y el interés o iniciativa con que el funcionario desempeñe su trabajo», pero que nunca podrá ser «fijo en su cuantía y periódico en su devengo».