El Comercio

Varios trabajadores del servicio de Recaudación.
Varios trabajadores del servicio de Recaudación. / MARIO ROJAS

Trabajadores de La Auxiliar se concentrarán el viernes en la plaza del Ayuntamiento

  • Invitan a otras contratas municipales a sumarse a la protesta que convocan ante la falta de respuesta del gobierno local

El segundo día de huelga de los trabajadores de la empresa concesionaria del servicio de Recaudación municipal se hizo notar más entre los contribuyentes que ayer acudieron a las oficinas de La Auxiliar de Recaudación a pagar recibos, multas o impuestos municipales. A las once y veinte de la mañana, la cola se prolongaba hasta la puerta de salida y según iba pasando el tiempo el número de personas que esperaba su turno aumentaba considerablemente. «A última hora se nota más afluencia de gente», apuntó María Jesús Castañeira, portavoz de los empleados de La Auxiliar de Recaudación, que ayer se volvieron a concentrar a las puertas de las oficinas. Los treinta y nueve trabajadores aseguraron que los paros se mantendrán hasta el viernes, aunque avisan que no descartan prolongarlos «si no se escuchan nuestras reivindicaciones», apuntaron varios empleados de La Auxiliar. No será la única protesta. Hoy mismo entregarán en el registro municipal más de 6.000 firmas en apoyo al mantenimiento de los treinta y nueve puestos de trabajo. El viernes se concentrarán en la plaza del Ayuntamiento. A las doce. No lo harán solos porque, según subrayaron, han invitado a varios trabajadores de diferentes contratas del Ayuntamiento, entre ellos Parques y Jardines y Aqualia, a que se sumen a sus protestas ante la falta de respuesta del gobierno municipal.

Los 39 trabajadores de La Auxiliar de Recaudación reiteraron su confianza en que sea la justicia quien ponga solución a un «problema creado por el Ayuntamiento», dijeron en relación al recurso que la plantilla de la actual contratista interpuso contra el proceso de remunicipalización. «Nos han puesto frente a frente con gente que se ha presentado muy ilusionada al concurso oposición y nosotros solo luchamos por nuestros empleos», aseveró Catañeira. Precisamente, uno de los opositores, Héctor Castrillo, que se presentó a las pruebas, lamentó que el caso «se está centrando en una serie de personas que van a perder su trabajo y hay 1.600 personas en libre concurrencia». «Quieren conseguirlo a base de dar pena, pero es ilegal entrar en la función pública por la puerta de atrás», aseveró Castrillo.

Postura compartida por el Conceyu por Otra Función Pública n´Asturies que recalcó, a través de un comunicado, que el servicio de Recaudación debe llevarse a cabo con empleados públicos que accedan a sus puestos mediante procedimientos que respeten los principios de igualdad, mérito y capacidad.