El Comercio

El TSJA analiza los testimonios de David Fuentes sobre el crimen del pequeño Imran

David Fuentes, el detenido por el crimen de Imran.
David Fuentes, el detenido por el crimen de Imran. / E. C.
  • El abogado defensor pidió la nulidad de las declaraciones alegando una vulneración de sus derechos y llega hoy hasta el alto tribunal asturiano

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) analizará hoy el recurso por una supuesta vulneración de los derechos tras la detención de David Fuentes, uno de los dos acusados del crimen del pequeño Imran, el bebé que apareció muerto en el interior de una maleta abandonada junto a las vías del tren en La Argañosa. El letrado de Fuentes solicitó la nulidad de las declaraciones, una reclamación que la Audiencia Provincial rechazó. Pero al tratarse de un procedimiento con jurado popular, el recurso que cabe interponer a esa decisión se resuelve en el alto tribunal asturiano.

Las partes están citadas hoy a las 10.30 horas, en un proceso que se dirimirá sin la presencia del reo, según confirmaron ayer desde el TSJA. El letrado de Fuentes, Fernando de Barutell, sostiene que la designación del abogado de oficio fue «alterada por los agentes policiales que intervinieron en la elaboración del atestado». Argumenta el abogado que los agentes intervinieron con «la finalidad de que el primero de los abogados de oficio designado fuera sustituido». Para ello, se basa en una queja presentada por el propio abogado de oficio.

Tras la detención de Fuentes y su pareja, Fadila Chardoud, la madre de Imran y también acusada del asesinato, los agentes de la Policía Nacional solicitaron al Colegio de Abogados un letrado del turno de oficio. Uno de los cuatro de la lista se presentó en la comisaría y manifestó a los funcionarios su disposición a garantizar los derechos del detenido e informarle sobre el derecho a no declarar y a no confesarse culpable. «El letrado recibió indicaciones por parte de un funcionario municipal sobre la actuación que se iba a desarrollar diciendo que el detenido iba a contarlo todo, pero este letrado manifestó que el detenido debía tener conocimiento de su derecho a no declarar», relata la actual defensa de Fuentes. Este hecho, según su versión, hizo que los funcionarios de la Policía Nacional trataran «de influir en el abogado, para al final suspender la declaración sin motivo alguno». Al día siguiente se repitió el proceso y fue otro letrado quien asistió al detenido.

La Policía Nacional justificó el aplazamiento de la declaración por el estado «físico y anímico que presentaba, con un profundo abatimiento y agotamiento» tras su detención, en León, y su posterior traslado a Asturias. «La dinámica descrita no puede considerarse como una práctica susceptible de generar recelos sobre la designación del abogado de oficio, que permita cuestionar la asistencia letrada de la que en todo momento dispuso el acusado», concluyó la Audiencia Provincial. Ahora será el TSJA quien se pronuncie.