El Comercio

La defensa de David Fuentes contempla acciones penales contra la Policía

David Fuentes, acusado por el crimen del pequeño Imran.
David Fuentes, acusado por el crimen del pequeño Imran. / E. C.
  • El abogado del acusado de asesinar al pequeño Imran argumenta que se vulneró el derecho constitucional de defensa del detenido

«La Policía actuó con malas artes». Así se refirió ayer Fernando de Barutell, abogado de David Fuentes, uno de los dos acusados del asesinato de Imran -el bebé de veintiún meses que apareció muerto en el interior de una maleta abandonada junto a las vías del tren en La Argañosa en octubre de 2014-, a la actuación policial llevada a cabo durante el tiempo que el acusado permaneció en los calabozos de la Jefatura Superior de Policía de Asturias.

El letrado interpuso un recurso por una supuesta vulneración de los derechos tras la detención. Sostuvo que la designación del letrado de oficio fue «alterada por los agentes policiales que intervinieron en la elaboración del atestado» con el objetivo de que fuera sustituido. Ayer, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) analizó el documento y escuchó a todas las partes implicadas. De Barutell no descartó emprender acciones penales por si se hubiese cometido un «delito» en la propia sede policial.

Argumentó que la Policía Nacional manipuló la asistencia letrada de su representado. Calificó el atestado de «grotesco» y de «rozar el delito». Solicitó al TSJA la anulación de la declaración prestada por David Fuentes, tanto en sede policial como judicial, en la que se autoinculpó del asesinato del pequeño, ya con otro abogado de oficio, no con el que le asistió la noche de la detención. Días después cambió su versión y culpó a la madre de Imran de su muerte.

La réplica a estas acusaciones se las ofreció el Ministerio Fiscal. Tomás Álvarez-Buylla aseveró que la Policía actuó «con arreglo al derecho» y se cumplieron todas las garantías procesales. «La postura de la Policía fue absolutamente correcta y con respeto absoluto a las garantías del derecho a la asistencia por parte del detenido en aquel momento», esgrimió el fiscal. Defendió lo mismo que en su día argumentaron los funcionarios de la Policía Nacional, cuando aseguraron que Fuentes no prestó declaración la noche de la detención porque no se encontraba en condiciones físicas ni psíquicas para ello.

Tanto es así, que el fiscal aseguró que el detenido estaba «arrepentido» por lo que hizo, según se desprendió de su actitud durante la declaración que sí realizó al día siguiente de su arresto. «Por mucha maldad que haya, estamos hablando del asesinato con alevosía y ensañamiento de un bebé. No deja de ser humano y recapacitaría de lo que hizo», apuntó. «Su declaración fue un sollozo continuo. Cómo estaría entonces en el momento de la detención», preguntó la Fiscalía, que se opuso a la pretensión del abogado de la defensa de anular la declaración del principal sospechoso del crimen.

Oposición que también mostraron tanto la defensa de Fadila Chardoud, madre de Imran y también acusada del asesinato, a cargo de María Belén González, como la acusación particular, ejercida por Pablo Díaz Carrera, en representación de la tía materna de Imran.

Pendientes del TSJA

El TSJA será el órgano que decida si finalmente prospera o no el recurso que ya rechazó la Audiencia Provincial al tratarse de un procedimiento con jurado popular que debe resolverse en el alto tribunal.

En este sentido, la abogada de la madre del pequeño asesinado afirmó que este recurso obedece a una «estrategia» para alargar el procedimiento. Según la letrada, el juicio por el asesinato del pequeño estaba previsto celebrarse a finales de este mes, pero con esta maniobra podría retrasarse hasta principios de año.

Un proceso que, en principio, no se vería contrariado porque, según el Ministerio Fiscal, si el recurso presentado por el abogado de David Fuentes prospera «no nos quedaríamos sin prueba, tan solo que se vería limitada sustancialmente», argumentó el fiscal.