El Comercio

Toque de queda en El Asturcón

La salida de El Asturcón flanqueada por una barrera ayer por la tarde.
La salida de El Asturcón flanqueada por una barrera ayer por la tarde. / MARIO ROJAS
  • El Ayuntamiento restringe el horario del centro y condena a los caballos a pasar «trece horas sin comer»

Medio año después de que el Ayuntamiento consumase el cierre de El Asturcón, sus instalaciones aún cobijan caballos. EL COMERCIO ya adelantó el pasado mes de septiembre que aún permanecían en su interior siete animales. Una cifra que no ha variado desde entonces. Lo que sí ha cambiado sustancialmente, según han denunciado algunos de los propietarios de esos equinos, es el horario de apertura y cierre de las instalaciones. Los dueños de los caballos afirman que se ha restringido. Ahora solo se puede acceder a El Asturcón de nueve a doce de la mañana y de tres a cinco de la tarde.

Con sus consecuencias para los animales: según los propietarios, con este horario los caballos «pasan trece horas sin recibir alimento», lo que estresa a los equinos. «Esto bordea el maltrato», aseveraron quienes prefieren mantenerse en el anonimato.

Hay más incidencias. El Ayuntamiento ha soldado las puertas de los boxes para impedir que puedan meterse más animales y también ha vallado el recinto hacia su salida a la zona boscosa.

Veterinario sin titulación

Pestillos soldados en los boxes.

Pestillos soldados en los boxes. / E. C.

Los propietarios también se quejan de no poder utilizar la pista que el Ayuntamiento cerró por mal estado. Aún así aseguraron que a 'Yanko', el caballo abandonado desde hace años en El Asturcón, lo sacan todos los días. Lo hacen dos personas contratadas por el Plan de Empleo municipal. Este caballo, afirmaron las mismas fuentes, está desatendido y ni siquiera le proporcionan mantas para cubrirlo. Este personal también se encarga de la seguridad del centro desde que la Policía Local abandonara las instalaciones el pasado 15 de julio. Un mes después dejó de haber seguridad privada.

Fue en agosto de 2015 cuando, durante una visita, el alcalde, Wenceslao López, planteó el cierre de El Asturcón. Antes, le quiso dar una última oportunidad a un equipamiento construido de la mano de Gabino de Lorenzo, inaugurado en 1999 y que ha costado cincuenta millones a las armas municipales. El concurso, que pretendía la explotación privada con coste cero para las armas municipales, quedó desierto. Hay ideas de uso, pero nada cerrado.

Temas