El Comercio

La Federación de Vecinos pide un bus turístico para el monte Naranco

José Ramón Sariego y Ramón F. Mijares durante el seminario Gerardo Turiel, ayer.
José Ramón Sariego y Ramón F. Mijares durante el seminario Gerardo Turiel, ayer. / ALEX PIÑA
  • La iniciativa serviría para facilitar la comunicación con los monumentos prerrománicos y con su entorno, defiende José Ramón Sariego

El futuro urbanístico de la ciudad pasa por las asociaciones de vecinos. Este fue el mensaje lanzado por José Ramón Sariego, vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Oviedo (FAVO), durante la charla que impartió ayer en el seminario Gerardo Turiel, organizado por Mijares Abogados y en el que colabora EL COMERCIO.

Según Sariego, el movimiento vecinal es «esencial» para dar impulso a la ciudad. «Los políticos son delegados nuestros, trabajan para los vecinos, o al menos deberían». En este sentido, el vicepresidente de la FAVO aseveró que para lograr ese objetivo habría que poner fin al mecanismo de las alegaciones: «Solo conducen a que te respondan con otra alegación. Nosotros queremos colaborar con la Corporación municipal pero tienen que dejarnos hacerlo», afirmó.

José Ramón Sariego aprovechó su intervención para ofrecer una serie de propuestas vecinales con el objetivo de mejorar el planeamiento urbano de Oviedo. Tocó varios palos, entre ellos el del transporte. Mencionó el Plan de Movilidad municipal al que criticó porque solo contempla el transporte en autobús y deja de lado el flujo peatonal o el uso de otros transportes. En este sentido, recalcó que aún hay lugares de Oviedo a los que no llega el autobús. Puso como ejemplo el monte Naranco. «Nosotros abogamos por crear un bus turístico que llegue más allá de los monumentos prerrománicos, sobre todo en determinadas épocas del año», aseveró Sariego.

Un bulevar para Pumarín

El vicepresidente de la FAVO también habló de los barrios de la ciudad, entre ellos el de Pumarín. «Cuando se hizo el cinturón verde nos vendieron una película que solo sirvió para hacer caja y partir el barrio en dos», explicó el representante vecinal. Consecuencia para la que Sariego busca solución. «Pumarín también quiere un bulevar, como San Julián de los Prados, porque la conexión con Lugones tiene un volumen de circulación muy elevado y también tenemos problemas de contaminación y de tráfico». La Tenderina es otro de los barrios que, según Sariego, necesita una revisión. Empezando por rehabilitar el parque de viviendas de manera integral, debido a que son muy antiguas y terminando por la creación de un Centro de Salud, puesto que el de Ventanielles, está «muy saturado», esgrimió el representante de la FAVO.

Sariego también tuvo palabras para el Plan Estratégico de la ciudad del que dijo que económicamente está muy «menguado».

Temas