El Comercio

La ruina de la iglesia de Loriana

Los vecinos ante el templo, que está en mal estado.
Los vecinos ante el templo, que está en mal estado. / MARIO ROJAS
  • Los vecinos lamentan la caída del techo este verano; el Arzobispado iniciará una colecta para su arreglo al carecer de fondos suficientes

La iglesia de Loriana, una pequeña parroquia de la falda suroeste del Naranco, se encuentra clausurada después de que la parte del tejado se viniera abajo a finales del verano. Los vecinos solicitan una solución y el Arzobispado dice que la habrá, pero a su debido tiempo.

No está muy claro el origen de este santuario, que es una parada importante dentro del Camino Primitivo a Santiago de Compostela. Aunque una señal frente a ella señala que es de Santa María e indica que ya es mencionada en el siglo XII, otras fuentes apuntan a que ya aparece en una donación que realizaron en 905 a San Salvador de Oviedo el rey Alfonso III el Magno y su esposa.

La iglesia actual es de nueva planta, aunque sus pilares e impostas, así como el arco que corona portada, recuerdan al estilo románico. Si bien se conoce que en el siglo XIV estaba consagrada a Santa María, actualmente alberga una imagen de San Bartolomé, así como una lámpara antigua de interés para los vecinos, según Gustavo Fernández, presidente de la asociación de vecinos del suroeste del Naranco. Anexos al templo se encuentran el cementerio, un lavadero y la fuente de Fuentepeña, que se remonta a 1929.

Loli Fernández, natural de Loriana pero ahora afincada en Oviedo, fue quien quiso hacerse eco del lamentable estado del templo. «No sé si fue a finales de agosto o a principios de septiembre. Había un entierro aquí y se cayó el techo por la noche, imagina si cae después. Hubo que trasladar el cadáver a San Claudio porque no se podía decir misa aquí. Desde entonces está cerrada, ni se puede entrar», relata.

A través del ojo de la cerradura de la iglesia son visibles los cuantiosos daños ocasionados por la caída del tejado en medio de la nave, que la ha dejado completamente inutilizable. También penden amenazantes los maderos de la parte superior de la portada y se ha caído el tejadillo del cabildo, que presenta un cartel de 'No pasar, peligro'. Lo colocó la propia asociación de vecinos debido a que, según ellos, la Policía Local declinó hacerlo por tratarse de una propiedad privada, y podía existir peligro dado que allí acampan peregrinos.

«Nos preocupa»

El pasado miércoles, la junta directiva de la asociación de vecinos se reunió para tratar esta cuestión: «Hemos hablado con el párroco en dos ocasiones y tenemos fotos. Aunque no seamos fieles de la iglesia nos preocupa, y a la asociación también. Habíamos oído que el Arzobispado tenía un presupuesto, pero con la magnitud del destrozo no da para nada», explicó su presidente. «El día de Todos los Santos el párroco nos dijo que esperásemos, pero pasa el tiempo y aquí no se mueve nada. Es un boquete importante, hay que hacer un tejado nuevo porque entra un coche por ahí. El santo está todavía dentro, aunque el cura dijo que lo iba a llevar a la sacristía, que es más segura», añadió.

Fuentes del Arzobispado de Oviedo indicaron que «va a llevar tiempo» reparar el templo, ya que Loriana es una parroquia pequeña y actualmente se encuentra trabajando en ello. Aunque efectivamente la institución eclesiástica posee una partida en su presupuesto para la reparación de iglesias, no es suficiente para afrontar la reconstrucción del tejado que se necesita. Por ello, señalan estas mismas fuentes, se pedirán donaciones a los feligreses, como es habitual, para acometer la obra. Por su parte, el titular del templo, el padre Luis, prefirió no realizar declaraciones.