El Comercio

Tres heridos, uno de ellos muy grave, tras un importante escape de gas en Oviedo

Uno de los heridos es trasladado por los servicios médicos. / FOTOS: ÁLEX PIÑA
  • Los hechos han tenido lugar en un edificio situado en la calle Joaquín Blume. Las víctimas han resultado intoxicadas por inhalación de monóxido de carbono por la mala combustión de una caldera

Tres personas han resultado heridas, una de ellas muy grave, en un importante escape de gas que se ha producido a primera hora de esta tarde en un edificio de la calle Joaquín Blume de Oviedo, cercana al Palacio de los Deportes. Las víctimas han resultado intoxicadas por la inhalación de monoxido de carbono. Se trata de dos personas que estaban trabajando en el inmueble y un vecino.

  • Trágico suceso en un edificio de Ventanielles

  • Tres intoxicados durante la revisión de una caldera en Oviedo

Según aseguran testigos presenciales, unos operarios se encontraban trabajando en la zona cuando se ha producido el suceso. Los hechos han ocurrido a primera hora de esta tarde en el número 1 de la citada calle, ubicada en el barrio de Ventanielles, cuando los trabajadores, que se encontraban en el portal, han perdido el conocimiento, han informado fuentes del Ayuntamiento de Oviedo. Resultaron intoxicados por el monóxido de carbono procedente de una caldera de pellets con mala combustión en el portal.

Los trabajadores fueron encontrados por otra persona, un vecino del portal, que también resultó intoxicado. Fue un cuarto inquilino del edificio quien les encontró y avisó a los servicios de emergencia. Cuando llegaron los médicos, el afectado más grave se encontraba en parada cardiorrespiratoria y tuvo que ser reanimado. Los heridos, que responden a las iniciales A.A.C. , A.D.T.A. (operarios) y A.R.H.I. (vecino), fueron trasladados por los servicios sanitarios al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron bomberos, agentes de la Policía Local y Nacional y los servicios sanitarios de emergencias que se encargaron de los servicios de reanimación de las víctimas. Tras el suceso se procedió a las tareas de ventilación del portal para permitir la entrada de la Policía Científica, encargada de investigar las causas de lo ocurrido.