El Comercio

El abogado y la víctima.
El abogado y la víctima. / A. PIÑA

«Le di y cayó al suelo», declara el acusado de agredir a puñetazos a un hombre en la cabeza

  • El fiscal reduce a dos años la solicitud de condena del procesado, que ya ha pagado una indemnización de 30.000 euros a la víctima

La Fiscalía rebajó en siete años la petición de pena para el acusado de agredir a un hombre tras increparle por insultar a su mujer. El juicio se celebró ayer en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. Le solicitaba una pena de nueve años de prisión por un delito de lesiones, al haber supuestamente pegado varios puñetazos en la cabeza a su víctima, que ha perdido los sentidos del gusto y olfato, pero finalmente se han quedado en dos después de que el propio agredido perdonase la acción de su agresor durante la celebración del juicio y esta abonase los 30.000 euros de indemnización.

El escrito de acusación recogía que la medianoche del 15 de febrero de 2014, ante un local de ocio nocturno de la calle Joaquina Bobela, un hombre golpeó a otro. El autor de los hechos fue entonces recriminado por una mujer, pareja de la víctima, y a cambio recibió insultos. El agresor la llamó «puta y zorra». El novio de la chica intentó calmar los ánimos, pero el procesado «reaccionó de forma violenta y propinó varios puñetazos en la cabeza a la víctima, que cayó al suelo sangrando», relata el escrito. Perdió el sentido del olfato y el gusto.

Durante el juicio, el procesado reconoció los hechos, pero aseguró que fue el denunciante quien se le acercó primero con intención de agredirle. «Le di y cayó al suelo», argumentó. La víctima, por su parte, declaró no recordar nada, tan solo lo que le contaron los testigos. «Me di un golpe, tuve una mala caída porque me di con la cabeza en el suelo», describió. Ante la pregunta del Ministerio Fiscal de si perdonaba al agresor por los hechos, confirmó que «sí, le perdono». La pareja del agredido aseguró que el procesado pegó un puñetazo en la cara a su pareja haciéndole caer al suelo. «Se dio contra el asfalto. Nada más», aseveró.

La Fiscalía modificó la petición de pena al considerar los hechos un delito de lesiones imprudentes, y rebajó la petición de condena a dos años por el atenuante de reparación del daño al haber satisfecho la indemnización fijada en 30.000 euros. La Fiscalía solicitaba 18.000 euros y la acusación particular 180.000. El acusado no ingresará en prisión a condición de que no vuelva a delinquir en el plazo de tres años.