El Comercio

Los ensayos clínicos de las medicinas, al descubierto

Carlos Gómez, durante su conferencia.
Carlos Gómez, durante su conferencia. / PIÑA

«A cualquiera en una consulta se le puede plantear un ensayo clínico». Ese fue el punto de partida de la conferencia que sobre este particular ofreció ayer en el Aula Magna de la Universidad de Oviedo el profesor de Medicina y especialista de Medicina Interna del HUCA Carlos Gómez, con el título 'Le invito a participar en un ensayo clínico'.

El médico detalló cómo se lleva a cabo el testado del medicamentos, que debe ser primero aprobado por el Comité de Ética de la Investigación de Asturias, organismo multidisciplinar que preside. La región lleva a cabo una media de entre noventa y cien ensayos al año, el sesenta por ciento de ellos ya cuando están casi listos para salir al mercado.

Cada fármaco pasa por tres fases de prueba, en las que cada vez se va incrementando el número de participantes y modificando la dosis, para ajustarla a cada enfermedad.

No es fácil obtener un medicamento nuevo. De cada 10.000 moléculas que se testan, solamente una llega a la farmacia. De acuerdo con estudios americanos, señala Gómez, este proceso costaba en el 2000 830 millones de dólares, que serían algo más de 1.061 millones de euros de 2015. El médico transmitió al público que los ensayos clínicos «no son experimentación animal, los pacientes no son cobayas y firman un consentimiento informado. Cuanto mejor se conozca el proceso más seguridad habrá».