El Comercio

Muy delgado, de color negro y con la mirada fría

La imagen que ofreció ayer David Fuentes, el presunto asesino del pequeño Imran, en el Juzgado de lo Penal Número 3 de Oviedo, en nada se parece a la época en la que sucedió la trágica muerte del niño, de la que también debe responder Fadila Chardoud. Visiblemente más delgado y ataviado con unos vaqueros, americana gris y camisa negra, el acusado llegó a los juzgados procedente de la prisión de Villabona, tras ser trasladado el martes por la mañana desde la cárcel de Mansilla de las Mulas. Su abogado, Fernando de Barutell, aseguró que su representado afronta con «tranquilidad» y «mesura» el juicio por el crimen de Imran con la certeza que «dice la verdad y que en ningún caso podrán probar que él ha causado la muerte a nadie», aseveró el letrado.