El Comercio

José Antonio Sáenz de Santamaría, ayer, en Oviedo.
José Antonio Sáenz de Santamaría, ayer, en Oviedo. / PIÑA

«Oviedo tiene zonas muy inestables, estamos siempre vigilantes»

  • José Antonio Sáenz de Santamaría, Presidente del Colegio de Geólogos

  • «La Variante de Pajares tiene problemas hoy día desde el punto de vista administrativo. No se acabará el año que viene»

José Antonio Sáenz de Santamaría dirigió el departamento de Geología de Hunosa y asesoró al Principado en obras públicas como la del túnel del Negrón. Actualmente preside el Ilustre Colegio de Geólogos de Asturias, da clase en la Universidad y hoy imparte la conferencia 'La Geología. Esa ciencia desconocida que subyace y condiciona toda nuestra vida' en el club de campo del Centro Asturiano. Será a las ocho de la tarde.

¿La Geología está en todas partes?

La Geología es una ciencia que, aparte de desconocida, está presente en toda nuestra actividad humana. Todo lo que utilizamos depende de una extracción de los recursos mineros. Todo lo que no se puede cazar, pescar y recolectar sale de una mina. Los geólogos nos encargamos de saber dónde lo hay, cuánto e investigarlo para ponerlo en explotación. Somos los que buscamos petróleo y gas.

¿A qué se debe el prestigio de la Facultad de Geología de Oviedo?

Viene desde hace cincuenta años, yo salí hace cuarenta y ya era famosa porque tuvimos los mejores catedráticos de la época: Llopis Lladó, Truyols, Sánchez de la Torre... Crearon grandes alumnos que a su vez se quedaron en la facultad, fue una acumulación natural. También, Asturias desde el punto de vista geológico es un paraíso natural, que permite hacer una docencia muy importante. Luego tenemos una tradición minera importante, no solo carbón, de fluorita y oro.

¿La cambiaría de lugar?

Le tenemos mucho apego, fue construida para eso. Las esculturas tienen motivos geológicos, el museo... Se puede dar clase en cualquier centro, pero yo la dejaría donde está.

¿Qué relación tiene la Facultad con el Colegio de Geólogos?

Muy buena, trabajamos en conjunto. Nosotros pasamos toda la información de nuestra actividad a ellos y vicecersa. La relación es muy estrecha y nos conocemos casi todos.

¿Oviedo tiene alguna peculiaridad geológica?

Varias. Es una de las pocas ciudades de España que tiene una geología de detalle y una geotecnia de detalle, hecha en buena parte por profesores de la Facultad. Hay zonas muy inestables, en las que estamos siempre vigilando que no pase nada. Por ejemplo, la zona de la ladera de Toleo, que desliza; muchos problemas en la parte baja de La Tenderina, es una zona muy compleja.

¿Hay riesgo de terremotos?

No, Asturias es una zona de muy bajo riesgo sísmico. Simos hay todos los días, pero no sentimos la actividad por debajo del grado tres. No es como la zona sur de España, con la falla de la Alhama de Murcia, que tiene que ver con la zona de Italia que está dando tanta guerra.

Tras la caída de varios bloques en Ventanielles en 1998, ¿cambió el paradigma de la construcción?

El antes y el después fue con una ley del año 2000, que ordenaba que todos los edificios tenían que tener un estudio geológico y geotécnico y adecuarse a la norma sismorresistente para los cimientos.

¿Los cambios urbanísticos que están encima de la mesa en Oviedo entrañan dificultad geológica?

Lo importante del urbanismo es que la ley dice que hay que hacer mapas de riesgos naturales: si las zonas son buenas o malas para cimentar, la contaminación, la inundabilidad, las pendientes... Un montón de cosas que hay que estudiar e incluir en los Planes Generales. Hemos recurrido el Plan General de Ordenación Urbana de Gijón y los redactores aceptaron.

¿Por qué tarda tanto en abrir la Variante de Pajares?

Tiene problemas hoy día desde el punto de vista administrativo, ya están reducidos los problemas de agua del túnel y la ladera se está acabando de contener, faltará unos meses. Hay que adjudicar un contrato de vías nuevo en la parte norte, la ventilación, hay que hacer pruebas, etcétera. Cuando se haga se acabará, el año que viene va a ser que no. Pajares es un túnel seco, no da mucha agua. Lo más que llegó a dar fue 500 litros por segundo y el proyecto aceptaba que llegara a mil. El problema es que la presión era muy alta, por eso se desaguó y tardó un par de años. No hemos destruido los acuíferos y tampoco hay ningún pueblo desabastecido.

¿Qué futuro tiene el carbón en la región?

Según las directrices de la Unión Europea, se va a cerrar, no hay otra cosa. El carbón tiene sentido a nivel mundial, pero en Asturias, dado los costes de explotación, no. Se acabarán cerrando las minas como en Inglaterra, no sé en cuánto tiempo.

¿Dónde estará la Geología la próxima década?

Muy arriba, es una ciencia que lleva arriba muchos años, pero que interesa solo a los técnicos. Cada vez hay más requerimientos desde el punto de vista legal y ambiental, cada vez la economía se apoya más en los geólogos en lo que tiene que ver con el subsuelo.

Temas