El Comercio

Rosón: «Nadie dice que los Premios Princesa fueran peor por el recorte»

Gaiteros en la última gala de los Premios Princesa.
Gaiteros en la última gala de los Premios Princesa. / M. ROJAS
  • Un grupo de ovetenses convoca una protesta el día 21 frente al Campoamor contra la política cultural del gobierno local

La nueva rebaja de 50.000 euros a la subvención municipal a la Fundación Princesa de Asturias sigue generando reacciones. El concejal de Economía, Rubén Rosón, señaló ayer, defendiéndose de las críticas, que la institución tiene un «superávit por encima de los 100.000 euros». Además, culpó al exalcalde de Oviedo Agustín Iglesias Caunedo de medidas como esta ya que su «maravillosa gestión», ironizó, «ha aportado un lastre de 32 millones de euros».

Asimismo, resaltó que ni las actividades culturales organizadas alrededor de esta ceremonia ni la entrega de los galardones se vieron mermadas por el primer tijeretazo (en los presupuestos de 2016, de otros 50.000 euros): «Nadie dice que los Premios fueron peor este año por culpa» del Ayuntamiento.

En cuanto al futuro, postergó a la negociación de los presupuestos de 2018 la decisión de si esta subvención se seguirá recortando o se mantendrá en 250.000 euros en años venideros. Sí calificó de «falsas» las voces que alertan de que la ceremonia se puede trasladar a otra ciudad. «¿Alguien cree posible que los Premios Princesa se puedan desarrollar en otro lugar?», preguntó.

Así respondió ayer el edil de Somos a las quejas del director emérito de la Fundación, Graciano García, el PP y Ciudadanos por la medida, que también ha causado malestar ciudadano. Un grupo de ovetenses ha convocado una concentración delante del teatro Campoamor, a las doce de la mañana del lunes 21, con el objetivo de mostrar su rechazo a las políticas de recorte del ejecutivo ovetense. Vuelven así las movilizaciones en apoyo a la fundación. El año pasado, una plataforma recogió más de treinta mil firmas a favor de los galardones. Además, una manifestación congregó a decenas de personas delante del hotel de la Reconquista el mismo día de la entrega. Querían así medir fuerzas con la concentración en la plaza de la Escandalera en la que participan concejales de Somos y de Izquierda Unida, entre los que están Ana Taboada, Rubén Rosón y Roberto Sánchez Ramos, desde hace cinco años, contra los Premios Princesa.

El gobierno confirmó el lunes la rebaja de los 50.000 euros. El martes, PP y Ciudadanos lamentaron la medida. Caunedo advirtió de que se «está vaciando Oviedo de contenido» y que esto es «un nuevo ataque a la esencia» de la ciudad. «Este es un plan para ir eliminando año tras año» el apoyo, dijo. Desde Ciudadanos, Luis Pacho defendió que los galardones «son un generador de prestigio y riqueza para la ciudad; no es posible entender Oviedo sin ellos».