El Comercio

Una feria para lucir y reivindicar

Los primeros visitantes, durante la inauguración de la feria de arte contemporáneo en Trascorrales.
Los primeros visitantes, durante la inauguración de la feria de arte contemporáneo en Trascorrales. / ALEX PIÑA
  • Diecisiete galerías inauguraron Arte Oviedo en la plaza de Trascorrales

Las hay que repiten y las hay que se estrenan. Pero lo importante es que están. En total, 17 galerías de arte con puro sabor asturiano: ocho de Oviedo, siete de Gijón y dos de Avilés. Todas ellas se pusieron ayer de tiros largos en la inauguración de la sexta edición de la feria de arte contemporáneo Arte Oviedo, en Trascorrales, que se prolongará hasta el próximo domingo.

Y estarán porque «estas ferias son un apoyo muy grande para las galerías», apuntó María Menéndez, de la galería Viki Blanco El arte de lo Imposible, de Gijón. Es el tercer año que participa en esta edición de Arte Oviedo. «Sobrevivimos gracias a estos eventos», aseveró.

Según el director de la feria, Iván Dasto, la capital del Principado se ha convertido en un centro de «debate» con este evento. «Cada galería intenta traer lo mejor que ha pasado por ella, por lo cuál es una oportunidad para que el arte contemporáneo tengan su sitio y que los artistas sigan ahí», explicó. «Esto es una manera de potenciar no solo la parte mercantil, sino de integrar a la gente en el arte contemporáneo como una cosa más y no como algo elitista», aseveró.

Para lograr este objetivo, los galeristas tienen claro que primero hay que apostar por el artista. Así lo piensa Lucía Falcón, de Falcón Espacio Creativo. No es nueva en Arte Oviedo y considera fundamental este tipo de ferias. Pero apuntó algo más. «Oviedo necesita un espacio público para exponer. Pero, antes de ello, es necesario apoyar a los artistas, su producción y, sobre todo, a los que trabajan por ello. Luego vendría todo lo demás», aseveró Falcón.

Los tiros del concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, iban por ahí. Durante la inauguración de Arte Oviedo esgrimió que esta es una buena oportunidad para ver dos cosas: «El arte que se crea y el arte que se vende, porque los artistas no viven del aire, viven de su trabajo». En este sentido, argumentó que el acercar la obra a pie de calle es la gran «novedad» de esta feria.

Nueva es para la galería gijonesa Aurora Vigil-Escalera, ya que es la primera vez que participa en Arte Oviedo. «Tenemos muy buena sensación, aunque no sabes a que te enfrentas», explicó Tamara Ortega, asistente de dirección de la galería. Con ella se trajo a dos artistas hiperrealistas. Los paisajes marinos de Javier Turices y la obra de Juan Genovés. No son los únicos.

Por los expositores de Arte Oviedo lo mismo te puedes pasear entre los mares mediterráneos de Cristóbal Pérez como volverte 'Como les cabres' con las esculturas de Kiko Urrusti que pasar un momento 'Fugaz' por la versión colorista del otoño de Antonio Navarro, que aseguró de esta feria que es un «escaparate» para los artistas y el público.

Una feria que también tiene cabida para las reflexiones filosóficas y, si no, que se lo digan a Francisco Redondo, que resume su obra comparándola con la vida misma. «La vida te rompe y te construye», sentenció ante los 16 ejemplares que realizó para la galería Alfara. Una serie de autorretratos rotos y reconstruidos con celo.

Y todo esto en el mismo instante en que el enorme lazo de la 'performance' del artista José López Rubio llamaba la atención sobre la necesidad del asociacionismo y la importancia del grupo en la reivindicación de las minorías.

Temas