El Comercio

El gobierno local cierra un presupuesto de 239 millones con apenas 9 de inversión

La expropiación de Rodríguez Cabezas condiciona también las cuentas de 2017.
La expropiación de Rodríguez Cabezas condiciona también las cuentas de 2017. / MARIO ROJAS
  • La ciudad pedirá 32,8 millones de euros a los bancos para la deuda de Villa Magdalena

Ayer, por fin, en la segunda reunión del día, tras idas y venidas, los tres socios del gobierno local cerraron el presupuesto municipal para 2017. En los grandes números no hay sorpresas, el Ayuntamiento dispondrá de 228 millones de euros, casi 15 más que este año, y la Fundación Municipal de Cultura, casi 11, prácticamente sin cambios. El crecimiento es artificial. La ciudad tendrá que pedir 32,8 millones de euros a los bancos para saldar la expropiación de Villa Magdalena, 23,5 para el nuevo justiprecio y 9,8 para los intereses.

Ni uno solo de esos dineros financiará nuevas inversiones. El gasto en nuevas dotaciones e infraestructuras queda limitado a poco más de 9 millones de euros y ha sido el verdadero quebradero de cabeza para cerrar un pacto que «ha sido muy laborioso», señaló ayer el alcalde, Wenceslao López. Tanto como para que los proyectos para cubrir los patios de tres colegios vayan a salir de tres fuentes de financiación distinta: El de Buenavista I se pagará con cargo al remanente afectado, para lo que habrá que iniciar los trabajos este año; el de Ventanielles se cargará directamente al capítulo de inversiones; pero el de Buenavista II se financiará con el remanente de tesorería para gastos generales.

Los tres grupos pasaron horas y horas reunidos tratando de hacer equilibrios con los números. Reduciendo de los 60 millones de euros en necesidades y nuevos equipamientos que planteaban las concejalías inicialmente y luego separando, cuáles podrían aplazarse al remanente, cuáles priorizar en el presupuesto. A última hora entró el capítulo seis la mejora del campo del Juvencia, para lo que el club de fútbol trubieco deberá ceder su terreno de Quintana al Ayuntamiento de forma previa. También 75.000 euros para financiar el montaje de la escultura de Fernando Alba.

Al remanente

Tras tantos recortes, al final, 'sobraron' hasta 150.000 euros que se asignaron a Alumbrado para la reposición de luminarias dañadas o rotas. El grueso de la inversión en este área se hará con cargo al remanente. La III fase de la renovación del alumbrado consumirá 1,8 millones de euros pendientes desde 2015. Según los cálculos de los técnicos, la sustitución de las lámparas de sodio por bombillas 'led' permitirá un ahorro de 219.000 euros al año en consumo eléctrico.

Al remanente van también el grueso de las inversiones en Vías o Infraestructuras. La medida supone retrasar hasta mediada la primavera la disposición de financiación para estas obras, pero, si se cumplen los plazos del año pasado, el presupuesto en sí no le adelantará por muchas semanas: entrará en vigor en marzo. El alcalde reconoció las dificultades: «Cuando trabajas con recursos escasos siempre es laborioso».

La vicealcaldesa y líder de Somos, Ana Taboada, culpó al «varapalo» de Villa Magdalena, de las penurias: «Nos ha hecho hacer un encaje de bolillos y tener que ajustar al máximo y hemos buscado las vías necesarias para que el Calatrava no cercene el presupuesto de ninguna manera». Reconoció que «se han quedado muchas inversiones fuera que van a tener que incluirse en el remanente». También que no es oro todo lo que reluce en esos 9,3 millones de euros, hay otros 'marrones' heredados que hay que limpiar como «las expropiaciones de Rodríguez Cabezas que tenemos obligación legal de cubrir».

Oferta pública

Quedan cosas positivas. La oferta de empleo cubrirá parte de las necesidades de Policía y Bomberos, aunque la de personal administrativo se la comerá entera el personal de Recaudación, como funcionarios, que ahora se contrata como interinos. También hay presupuesto suficiente para contratar 70 interinos más para puestos esenciales, aunque la dotación económica cubre medio año en previsión de que no puedan tomar posesión hasta junio.

El concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos (IU), destacó que se trata de «unos presupuestos difíciles», porque los ayuntamientos están intervenidos por el Gobierno central y por Villa Magdalena «donde el pueblo de Oviedo» debe entregar «62 millones de euros por un palacete que le costó 3». «Con estos dos condicionamientos», destacó el edil, «hacemos unos presupuestos para que haya gente trabajando en el Ayuntamiento, para hacer una oferta pública de empleo, la más potente de los últimos años».

El equipo de gobierno ofrecerá el detalle de las cuentas hoy, si el borrador pasa el último examen de los técnicos.

Temas