El Comercio

Rafael Escudero, ayer en el Auditorio.
Rafael Escudero, ayer en el Auditorio. / MARIO ROJAS

«Sorprende que en Oviedo no haya la calle Dolores Ibárruri»

  • Rafael Escudero, Profesor de Filosofía del Derecho de la UC3M

  • «Los nombres sustitutos son una decisión política. No se puede hacer un referéndum entre los vecinos para ver si se cambia o no, es la ley»

Rafael Escudero, profesor de Teoría del Derecho en la Universidad Carlos III de Madrid, acudió ayer a la ciudad para participar como ponente en las Jornadas 'Memoria democrática en el callejero de Oviedo', organizadas por el grupo municipal de Izquierda Unida. Aportó al acto su experiencia jurídica.

¿Cómo ve el panorama de la memoria democrática en Oviedo?

El Ayuntamiento ha nombrado una comisión de expertos y la Alcaldía ha fijado criterios para los nombres alternativos: 50 % de mujeres y ni políticos ni militares. Que se depuren los nombres franquistas es cumplir la legalidad. No entiendo bien el criterio político de la alcaldía. ¿Qué se entiendo por político? Todas las personas que defendieron la República actuaron como políticos. La equiparación de los militares no corresponde al espíritu de la memoria democrática.

¿Cuáles deberían ser los nuevos nombres para usted?

Personas cuya producción, lucha política o actividad académica defendiese los valores de la República, que son los de la democracia. También víctimas de la dictadura. Por dos razones: una, el deber de reparación a las víctimas. Dos, la memoria histórica tiene una dimensión colectiva, simbolizar los derechos humanos. Me sorprende que en Oviedo no haya, y espero que ahora se haga, una calle a Dolores Ibárruri, una figura importante.

¿El proceso de cambio de nombres está siendo el adecuado?

Creo que sí, porque tienen que ser expertos en la materia, no como en Madrid, donde la mayoría de la comisión no lo es. Y es importante que estén representadas institucionalmente las víctimas. El nombre sustituto es una decisión política.

¿Se podría abrir esto a la participación ciudadana?

Es un criterio, pero siempre teniendo en cuenta las limitaciones que he dicho: que sean defensores de la República o víctimas. Lo que no se puede abrir es el cambio o no de una calle, porque lo exige una ley. No cabe hacer una suerte de referéndum entre los vecinos para que decidan si se modifica. Hay que hacer pedagogía de que se debe cumplir.

¿Qué le parece que se paralizase la retirada de los títulos «invicta y heroica» de Oviedo?

Mal. Hacen referencia claramente franquista al sitio de Oviedo, hay que retirarlas. Lo dice la ley.

Además del nombre de las calles, ¿qué más es necesario para la memoria democrática?

Hay mucho por hacer. Lo primero es establecer una Comisión de la verdad. No hay un censo oficial de víctimas de la guerra civil, de la dictadura y de la represión. No hay un relato de lo que sucedió realmente. No sabemos las razones reales de la victimización, de por qué los mataron, ni cuántos bebés robados hay, ni el expolio económico de los bienes a los defensores de la República. Faltan medidas de reparación integral a las víctimas y a sus familiares.