El Comercio

La Guardia Civil desarticula una banda dedicada al tráfico de drogas

El local donde se produjeron las detenciones en Oviedo.
El local donde se produjeron las detenciones en Oviedo. / M. ROJAS
  • Detiene a cinco personas en Oviedo vinculadas a un club motero, a otras dos en Lugo y A Coruña y se incauta un kilogramo y medio de cannabis

En una operación coordinada bajo el Juzgado de Instrucción Número 2 de Pola de Siero, agentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón detuvieron en la tarde noche del viernes a cinco personas en un local de tatuajes ubicado en el número 12 de la calle Rafael María de Labra, entre la avenida de Torrelavega y La Tenderina. Se trataría de cinco miembros de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas con raminificaciones en Galicia, donde se produjeron de forma simultánea otras dos detenciones más. Concretamente en Lugo y A Coruña.

De los detenidos en Oviedo, se sabe que se tratan de un ciudadano de origen rumano, que lleva varios años de residencia en España, y su pareja española -ambos, propietarios del local de tatuaje-, dos vecinos de Vizcaya y una quinta persona de la que no han trascendido datos. Tampoco lo han hecho de los dos detenidos en Galicia. Los siete arrestados en total formarían parte de una organización delictiva dedicada al tráfico ilegal de estupefacientes. Parte de ellos serían miembros del Hell's Angels Motor Club Northside Spain, con sede en Noreña y un capítulo de los muchos de los 'Ángeles del Infierno', la legendaria banda de moteros de origen californiano con más de 50 años de historia y con algunas manchas delictivas en su historial más reciente en España.

Algunos comerciantes de la zona aseguraron haber visto en varias ocasiones varias 'Harley-Davidson', moto vinculada a este tipo de organización. «Llamaban la atención, primero, por la propia moto, y segundo, por el sonido que hacían», aseveró el dueño de una empresa de rotulación y pintura decorativa ubicado frente al local de tatuajes. «Nunca noté nada extraño. Eran muy amables. El día de la detención hasta le dí un cigarro a la chica», apuntó el hombre. Según relató a este periódico, el propietario del local llevaba dos años en la calle Rafael María de Labra. «Antes estaban en el Campo de La Vega, frente a la fábrica de armas». Aseguró que la relación, tanto con él como con su pareja, eran correctas. «Los rótulos de la tienda se los hice yo y era muy buen pagador», describió.

La sorpresa en el vecindario, por la detención de esta pareja y de los otros tres implicados, era ayer evidente. «Eran majísimos», apuntó una vecina del portal contiguo al local. «El chico estaba muy tatuado, pero era muy agradable y correctísimo». La detención se produjo en la tarde del viernes, a las ocho y media. «Se montó un gran revuelo, no estamos acostumbrados a ver a agentes con metralleta», explicó la vecina Dolores García. El espectacular despliegue de agentes armados llevó a algunos vecinos a pensar que se trataba de una operación contra el terrorismo islamista.

Los agentes practicaron a lo largo del día de ayer varios registros en viviendas y locales de Oviedo y Noreña. En el transcurso de los mismos, se incautaron de medio kilogramo de hachís y uno de marihuana, confirmaron fuentes próximas al caso.

Los arrestos se produjeron en Oviedo después de semanas de seguimiento y vigilancia de los sospechosos por parte de los agentes y está previsto que los detenidos, ahora en las dependencias de la Benemérita en Gijón, pasen a disposición judicial en la mañana de lunes. La Comandancia de la Guardia Civil de Gijón no facilitó más detalles ya que la operación se encuentra bajo secreto de sumario.