El Comercio

El Patronato de los Premios Líricos se reúne hoy para anular su convocatoria

Una imagen de la última gala de los Premios Líricos.
Una imagen de la última gala de los Premios Líricos. / M. ROJAS
  • Una movilización ciudadana, apoyada por PP y Ciudadanos, protestará por su supresión ante el teatro Campoamor

El 23 de diciembre, el órgano rector de la Fundación Premios Líricos Teatro Campoamor aprobó las cuentas del ejercicio y el plan de actuación para 2016. La reunión fue tan rutinaria que ni el servicio de Prensa envío comunicado alguno para dar cuenta de la misma. Pero ya había algunos signos que presagiaban los actuales nubarrones. Las cuentas y el plan de actuación se probaron por mayoría. Hubo cinco votos a favor -los del alcalde, Wenceslao López; el concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos; la representante del PP, María Ablanedo; el presidente de la Sociedad Filarmónica, Jaime Álvarez-Buylla, y el de Francisco González Álvarez-Buylla, presidente de la Fundación Musical Ciudad de Oviedo-, pero una abstención, la de la concejala de Somos, Isabel González Bermejo.

Hoy el órgano se volverá a reunir para desandar lo andado. El único punto del orden del día es desconvocar los galardones de la que debía ser su undécima edición. La noticia se confirmó con las dificultades del equipo de gobierno para cuadrar unos presupuestos en los que los intereses de las expropiación de Villa Magdalena y Rodríguez Cabezas se coman más de 10 millones de euros de gasto corriente. El equipo de gobierno anunció entonces que cancelaba los galardones por su elevado coste y repite desde entonces que la actividad salía a «90.000 euros la hora y la disfrutaba muy poca gente» ya que la mayoría de entradas se regalaban a compromisos.

El alcalde aseguró que trató de lograr patrocinios privados para salvar los premios. «Contacté con más de 50 empresas, mayoritariamente de Oviedo, y la respuesta fue negativa», explicó el primer edil, que se había marcado «como listón» obtener más de 120.000 euros.

Protesta ciudadana

Nada de esto convence a parte de la ciudadanía que, con el respaldo del PP y Ciudadanos, han anunciado una concentración en protesta por la supresión de los galardones. La movilización se celebrará delante del teatro Campoamor a mediodía. Una iniciativa que partió de Javier Labrada, un ovetense de veinte años, estudiante universitario de Marina Civil y aficionado a la lírica.

En realidad, la gala, las tres horas de las que habla el equipo de gobierno, cuestan 180.000 euros, la mayor parte (154.275) en la producción. Otros 107.810 se los llevan los premiados, a razón de 10.000 euros por categoría, más otros 780 por cada estauilla. Casi 49.000 euros se asignan a gastos en la hostelería. Corresponden, en realidad, al catering de 4.500 euros; el alojamiento y viaje de los premiados, 20.500, o los de los jurados, 12.150. También consta la compra de la portada y un reportaje en una revista especializada por 5.000 euros.

La Fundación Premios Líricos nació en 2005, en una comida organizada por Gabino de Lorenzo para captar patronos privados en Trascorrales. De aluvión inicial, más de 70 empresas (constructoras, en su mayoría, pero también contratistas municipales, Alsa o Jovellanos XXI respondieron al llamado y se incorporaron como patronos), se cayó hasta tan solo una empresa en 2012. La cifra se ha recuperado algo desde entonces, pero los gastos se han elevado. La actividad de la fundación costaba entonces 287.000 euros, por los 358.000 del año pasado. De la que los actuales y probablemente últimos 11 patronos privados aportaron 33.000 euros, apenas el 9,2% del presupuesto total.