El Comercio

Félix Vidal Anido.
Félix Vidal Anido. / EFE

«Hay miedo porque la historia que arrastra el 'violador del estilete' es para preocupar»

  • El presidente de la Asociación de Vecinos de Teatinos confirma que Félix Vidal Anido continúa residiendo en el barrio

Los vecinos del barrio de Teatinos, donde reside Félix Vidal, conocido como el 'violador del estilete', aseguran que no se ha ido del barrio. «Está aquí», dijo el presidente de la Asociación de Vecinos Paulino Vicente de Teatinos, Santiago Camporro. «Y puede estar», apostilló a renglón seguido.

Félix Vidal es un hombre libre. Cumplió su pena. Le condenaron a setenta y tres años de prisión, cumplió treinta y dos, por haber cometido más de cincuenta y cuatro violaciones y un intento de homicidio, este durante un permiso carcelario. Salió de prisión en diciembre de 2013, en virtud de la anulación y reinterpretación de la 'doctrina Parot'. Sin embargo, socialmente cumple otra pena.

Hoy, este delincuente sexual se enfrenta a la condena del rechazo social: «Hay miedo porque la historia que arrastra este hombre es para preocupar», puntualizó el presidente del colectivo vecinal de Teatinos.

Una situación complicada porque entran en juego dos premisas: la libertad de un hombre que ha saldado sus cuentas con la justicia y el temor de un vecindario que descubre que comparte vida con uno de los mayores depredadores sexuales que ha cumplido condena en España.

En este punto entra en juego la reinserción. Victoria Carbajal, de Abogadas Para la Igualdad, está convencida que este tipo de personas «no aprenden», incidió. «No creo en la reeducación de este tipo de delitos», apuntó.

Sin embargo, el 'violador del estilete' ha convivido en el barrio de Teatinos once meses, como así lo corroboró su pareja a este periódico, y en todo este tiempo no se ha producido ningún incidente.

La confirmación de que Félix Vidal residía en Oviedo llegó el viernes pasado. EL COMERCIO adelantó, en su edición digital, que el 'violador del estilete' vivía en un edificio de la Colonia Ceano. Un hecho que precipitó que abandonase el barrio por el «agobio» al que estaba siendo sometido, según explicó a este diario la mujer que convivía con él. Desde entonces, las redes sociales se han hecho eco de su presencia lanzando mensajes de advertencia a los conciudadanos. El profesor de Derecho Penal de la Universidad de Oviedo, Javier Fernández Teruelo, argumentó que existe «un interés público» por encima de la mera curiosidad de conocer dónde está y dónde reside. «Las personas del entorno de este hombre pueden tener interés en tomar medidas de prevención», resumió.

Los vecinos de Teatinos en esas están. Bailando entre las aguas del conocer que conviven con el llamado 'violador del estilete' y del saber que es un hombre libre, que cumplió su condena y por lo tanto, hoy es un ciudadano más.