El Comercio

La segunda fase del prediagnóstico del Campo incluye debates y visitas

Tráfico alrededor del Campo San Francisco.
Tráfico alrededor del Campo San Francisco. / MARIO ROJAS
  • El sábado habrá un recorrido donde se explicarán los elementos arquitectónicos y naturales que configuran este conjunto

La segunda fase del prediagnóstico del Campo San Francisco comenzará el viernes. En esta ocasión, la protagonista será la opinión de los ciudadanos y para conocerla se han organizado cuatro actividades diferentes. La primera tendrá lugar el viernes en el Colegio de Arquitectos, donde habrá una sesión de trabajo y un debate sectorial. El sábado se llevará a cabo una visita guiada y un recorrido peatonal en el que se dará una explicación detallada de los elementos arquitectónicos y naturales del principal pulmón verde de la ciudad. Tres días después, el martes, la sede del colegio albergará de nuevo una actividad, donde se debatirán las distintas propuestas y se pondrán encima de la mesa las conclusiones.

A pesar de este cierre, el proceso de participación ciudadana continuará hasta el «15 de diciembre con una exposición en el edificio del Pavo Real», avanzó ayer el arquitecto Felipe Díaz-Miranda Macías, que dirige una de las dos empresas que está organizando el procedimiento junto a Pragma Sociología Aplicada.

El objetivo final es detectar «los problemas que nosotros no vemos y en consecuencia no hemos sido capaces de percibir». «Yo nunca tuve miedo en el Campo San Francisco, pero el colectivo de la mujer puede decir que puede tenerlo al cruzarlo a las tres o cuatro de la mañana», destacó. Asimismo, afirmó que «los profesionales tenemos que contactar con la ciudadanía y tener un 'feedback'» de lo que opina la gente a pie de calle.

Una vez terminada esta fase, todas las conclusiones formarán parte del prediagnóstico participado, donde también estarán presentes los problemas detectados por el Colegio de Arquitectos de Asturias y entre los que destaca la propuesta de peatonalización de la calle Marqués de Santa Cruz para evitar que su entorno sea «una rotonda». Los expertos también creen que se tienen que evitar los obstáculos actuales al no existir «continuidad peatonal con la calle Jovellanos».