El Comercio

Fiorenza Cossotto recoge el premio especial a toda una carrera en la gala de este marzo
Fiorenza Cossotto recoge el premio especial a toda una carrera en la gala de este marzo / MARIO ROJAS

La asociación nacional que agrupa los teatros y festivales trata de salvar los Premios Líricos

  • Ópera XXI estudiará en diciembre si es viable mantenerlos y el lugar de celebración de la gala

  • La retirada de la subvención por parte del gobierno local obligó a suspender la gala del próximo año

El lunes, la historia de los Premios Líricos llegaba a su fin: el patronato votaba la anulación de los galardones previstos para el 18 de marzo de 2017, después de que el equipo de gobierno anulase la subvención, que ascendió a 260.000 euros en 2016. Sin embargo ayer, Ópera XXI les dio una bocanada de aire. La Asociación de Teatros, Festivales y Temporadas Estables de Ópera apoyó «su continuidad» a través de un comunicado, aunque precisó que deberá «estudiar su viabilidad en la junta directiva que tendrá lugar el 16 de diciembre en Valencia»y en la asamblea que se celebrará día después, según confirmó ayer a este periódico su presidente, Francisco Potenciano.

El objetivo es «recopilar toda la información» para tomar una decisión. Quieren que dos técnicos de los Premios Líricos les proporcionen todos los pormenores de la gala. Si deciden seguir adelante, tendrán que consensuar la ciudad que albergará la decimoprimera gala de los Premios Líricos y el día de celebración. Para Potenciano, «lo más justo» es que exista «una rotación entre los teatros que componen la asociación», tal y como ocurre con los premios de teatro Max, aunque por el momento no desechan la posibilidad de que continúen en Oviedo, siempre y cuando logren el apoyo de alguna administración pública que no tiene que ser local, sino que no descartan la posibilidad de que el gobierno del Principado tienda su mano. «Nosotros no vamos a dejar de coger un teléfono y atender una llamada», avanzó. A pesar de estas declaraciones, en el comunicado remitido ayer ya no figuraban los vocablos Teatro Campoamor en el nombre de los galardones.

Por otro lado, el presidente de la Asociación de Teatros, Festivales y Temporadas Estables de Ópera mostró su indignación con el equipo de gobierno ovetense: «No esperábamos que una edición, que fue aprobada por el patronato de julio, se desconvocase» tres meses después sin que el Ayuntamiento se haya sentado a negociar «un ajuste». «Los Premios Líricos son fundamentales y solo se ha valorado el dinero que cuesta y no el impacto económico» que genera en la ciudad. Según el informe realizado por la consultoría Deloitte hace dos años, por cada euro de subvención que se concedió, se generaron 1,7 euros de Producto Interior Bruto y en total, los galardones tuvieron un impacto de 584.811 euros de PIB.

Reacciones

Las reacciones a este anuncio no tardaron ayer en llegar. Los miembros no políticos del patronato de la Fundación Premios Líricos y la representante del Partido Popular, María Ablanedo, expresaron su alegría por la continuidad de esta gala, pero al mismo tiempo afirmaron sentirse «tristes» por su posible marcha. Sin ir más lejos, la presidenta del jurado, Inés Argüelles, destacó que «no sería raro que otros lugares con tradición lírica» la acogiese, ya que los Premios no son solo reconocidos en Oviedo, sino que su «proyección es nacional». Respecto a la eliminación de subvención en los presupuestos del próximo año, lamentó la decisión: «Duele», sin embargo deseó la continuidad del proyecto. Asimismo, cree que ahora no es el momento de pronunciarse sobre si seguirá en el cargo que ostenta si finalmente existe la Ópera XXI se decanta por su organización.

Para Jaime Álvarez-Buylla, presidente de la Sociedad Filarmónica de Oviedo, este paso adelante le parece «muy bien», pero todo este asunto «es muy triste». «Nos costó mucho trabajo hacerla y ahora me llaman desde Italia y Austria para preguntarnos» por la cancelación, destacó. De igual forma, su compañero en el patronato y presidente de la Fundación Ópera de Oviedo, Jaime Martínez, expresó que está bien «que otra ciudad albergue esta gala», ya que «no tiene sentido que siga en aquí», tras la retirada del apoyo del gobierno local. Igualmente, el líder de la Fundación Musical y de la Capilla Polifónica Ciudad de Oviedo, Francisco González Álvarez-Buylla, destacó que «este gala es un orgullo, pero es una pena que se vaya». «Al tomar la decisión de eliminar la ayuda en noviembre, no nos dejan margen de interés» para buscar nueva financiación y el paso adelante hecho por la Asociación de Teatros, Festivales y Temporadas Estables de Ópera «significa que es un gala de interés».

En este sentido, la edil popular María Ablanedo criticó al equipo de gobierno por «no darse cuenta de su valor» y espera que ahora sepan cuál es la « importancia» de los Premios Líricos. «La decisión que han tomado es absolutamente política y no buscan ahorrar. No nos merecemos una cultura que sea gestionada por estas personas», sentenció.

Por su parte, desde el equipo de gobierno hubo silencio. La razón, justificaron desde el Ayuntamiento, es que el concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, está de baja y el alcalde, que es el presidente del patronato, prefirió no mostrar su punto de vista.

Futuro del patronato

Mientras todo esto se cocía fuera de las fronteras asturianas, el Ayuntamiento de Oviedo continúa adelante con la disolución de la Fundación Premios Líricos. Lo que queda es liquidar las cuentas y pagar los gastos generados en la organización de la gala. En total, hay 129.000 euros en las arcas de esta institución y se destinarán a abonar los billetes de avión de los miembros del jurado que se iban a reunir este fin de semana en la ciudad y el sueldo del coordinador, Patxi Gallego, que estará hasta el último día trabajando para ella. El dinero restante pasará a las arcas municipales, al igual que el material que se ha utilizado hasta ahora para organizar esta gala. Aún no hay una fecha cerrada de cuando se disolverá, pero todo parece indicar a que se realizará el último día del presente año.

Temas