El Comercio

El juzgado declara improcedente el despido del director de la Filmoteca

Juan Bonifacio Lorenzo, ante una protesta por el cierre de la Filmoteca de Asturias.
Juan Bonifacio Lorenzo, ante una protesta por el cierre de la Filmoteca de Asturias. / MARIO ROJAS
  • El fallo obliga al Principado a optar entre readmitir a Lorenzo o indemnizarle con cerca de 50.000 euros

El Juzgado de lo Social Número 2 de Oviedo ha declarado improcedente el despido del director de la Filmoteca de Asturias, Juan Bonifacio Lorenzo, operado mediante una resolución de la Consejería de Cultura del Principado el pasado 1 de agosto en la que declaraba extinto su contrato de alta dirección.

No lo entiende así la magistrada María Cristina García que niega que se tratase de una relación laboral de alta dirección, ya que con el decreto con el que el Principado hizo desaparecer a la Filmoteca de Asturias de su organigrama y de sus presupuestos, las funciones del denunciante quedaron reducidas «a la custodia, estudio y difusión del material fílmico». y aún así subordinado, primero, a la Agencia de Bibliotecas, del Libro y la Lectura, que tiene rango de servicio y que «ni siquiera» incluye a la Filmoteca «en ese largo nombre», llama la atención la jueza. «En definitiva, lo que se creó como un órgano administrativo con cierta autonomía y relevancia pasó a ser una pequeña parte de las tareas de un servicio», concluye para señalar que no se puede considerar su contrato como de alta dirección.

Lo cual le sirve para determinar que, en realidad, el Principado «no desistió del contrato, sino que nos hallamos ante un despido normal y corriente», mal hecho y, por tanto, improcedente. La jueza da cinco días a la Consejería de Cultura para que le comunique si opta por readmitir al trabajador o le indemniza conforme marca la legislación. En total, para hacer firme el despido el Principado deberá abonar a Lorenzo casi 50.000 euros, de los que ya ha abonado 8.700, y un salario de tramitación a razón de 68,5 euros diarios.