El Comercio

Wenceslao López.
Wenceslao López. / PIÑA

«Si alguien quiere llevar adelante los Premios Líricos, no tengo nada que objetar»

  • El alcalde Wenceslao López mantiene que financiar con fondos públicos los galardones, que pretende salvar Ópera XXI, «es excesivo»

El jueves, después de que Ópera XXI, la Asociación de Teatros, Festivales y Temporadas Estables de Ópera, informara en un comunicado su intención de salvar los Premios Líricos, el equipo de gobierno optó por el silencio. Ni una valoración. Hasta ayer, cuando diferentes voces del tripartito se mantuvieron en su postura de anular la ayuda municipal a los galardones.

El alcalde, Wenceslao López, también presidente del patronato de la Fundación Premios Líricos, aseguró ayer por la tarde que «si alguien quiere llevar adelante ese proyecto, no tengo nada que objetar», pero subrayó que «hemos decidido que con fondos públicos es excesivo».

El concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, se mostró más beligerante. «Ópera XXI es una organización básicamente de funcionarios. No hemos sido consultados en absoluto, y no están autorizados para decirnos cuál debe ser la política cultural», dijo.

Una respuesta, en diciembre

La asociación nacional de teatros y festivales mantendrá este mes de diciembre una reunión en la que decidirá si continúa adelante con los Premios y, en cuyo caso, el lugar de celebración de la gala, que podría rotar anualmente por los diferentes teatros adscritos a Ópera XXI. Su presidente, Francisco Potenciano, no dudó tampoco en buscar financiación en el Principado: «Nosotros no vamos a dejar de coger un teléfono», avanzó a este periódico.

'Rivi', escéptico, subrayó que «si opera el milagro de los panes y los peces y quieren efectuar la gala en el Campoamor, nos sentaremos a estudiarlo».

Por su parte, a la vicealcaldesa Ana Taboada, le sorprendió que «después de mucho tiempo buscando patronos, aparezca ahora una entidad que quiere mantenerlos». Aseguró que desde el Ayuntamiento estarían «encantados» si puede afrontar «el coste de más de 260.000 euros por un día». Un dinero que no saldrá de las arcas municipales porque «los tiempos no están para eso», y abogó por «diversificar a cultura, la parte lírica ya tiene bastante representación en la ciudad».

Por parte de Somos, el edil de Economía, Rubén Rosón, destacó que «el presupuesto de 2017 está cerrado y no hay una empresa que quiera poner ni un euro. No se pueden gastar 300.00 euros en una noche».

Las cifras respecto al coste de la gala bailaron ayer según quien las pronunciaba. Taboada se refirió a 260.000 euros, Rosón elevó la cuantía a 300.000, mientras que la concejal popular, Covadonga Díaz, aseguró que «la organización sabe que iban a costar menos de 200.000».

Sea como sea, Ópera XXI intentará buscar financiación para unos Premios Líricos que, de seguir adelante, ya no serán solo de Oviedo.