El Comercio

Los ciudadanos proponen peatonalizar Santa Susana y mejorar los accesos al Campo

Felipe Díaz-Miranda explica a los asistentes los contenidos de la primera jornada del proceso de participación ciudadana que definirá el futuro del Campo.
Felipe Díaz-Miranda explica a los asistentes los contenidos de la primera jornada del proceso de participación ciudadana que definirá el futuro del Campo. / ALEX PIÑA
  • Los grupos de participación exponen sus ideas para terminar con la muralla de tráfico que rodea al pulmón verde

Ya ha comenzado el proceso de participación para redefinir el Campo y terminar con la muralla de tráfico que lo rodea. Ayer, una de las palabras que más reiteró en su discurso inicial el arquitecto Felipe Díaz-Miranda, que lidera este proceso con Pragma Sociología Aplicada, fue «corazón». Para él, el pulmón verde de Oviedo «está enfermo al tener achaques» y el objetivo del proyecto puesto en marcha por la Concejalía de Urbanismo, y que cuenta con la colaboración del Colegio de Arquitectos de Asturias, es «reformar sus arterias». Pero ahora, los cánones de la arquitectura han cambiado y la opinión de los ciudadanos para definir el futuro de la ciudad cuentan y mucho. Sin embargo, los expertos no se quieren limitar a la típica encuesta ciudadana y han organizado tres actividades distintas, a partir de las que los ovetenses conocerán las características de este histórico lugar de la mano de los técnicos.

Ayer, tuvo lugar el primero de estos talleres. Los asistentes coincidieron en la necesidad de peatonalizar la calle Santa Susana: «Debe existir una conectividad con la Plaza de España» y la mejor forma de hacerlo es eliminando los coches de esta vía, unos 20.000 diarios, según cifró la arquitecta Alba Lombardía. Ella fue la portavoz del grupo de trabajo de los arquitectos y también apostó por la «eliminación de los aparcamientos a pie de calle». Asimismo, cree que esta medida es extensible a la calle Fruela, para que exista una conexión directa entre el principal pulmón verde de Oviedo con el casco histórico.

Treces fueron los mapas que se pusieron encima de la mesa para que los asistentes conociesen los alrededores del Campo San Francisco y realizasen sus propuestas. Todos ellos estarán expuestos en el edificio Pavo Real a partir de la próxima semana.

Treces fueron los mapas que se pusieron encima de la mesa para que los asistentes conociesen los alrededores del Campo San Francisco y realizasen sus propuestas. Todos ellos estarán expuestos en el edificio Pavo Real a partir de la próxima semana. / Alex Piña

Por su parte, Ramón del Fresno fue uno de los dos representantes de los colectivos vecinales que acudieron a esta cita. Su grupo, además de proponer la peatonalización de Santa Susana, afirma que la solución pasa por «canalizar el tráfico por Alférez Provisional y Llamaquique» y al mismo tiempo «suprimir las pendientes» para «adaptarse a la movilidad» y que sean accesibles, tanto a las personas mayores como a los discapacitados. Otro de los problemas que encuentran es «la falta de seguridad».

Igualmente , Victoria Ruiz, presidenta de la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos de Asturias (Aspaym), considera que la eliminación de los coches se debe realizar «en sentido vertical» y construir una «rampa de acceso» desde Santa Susana para las personas que van en sillas de ruedas, pero sus intenciones no solo se quedan ahí y ve indispensable «la mejora del pavimento» en los alrededores y que los accesos dejen de ser «una jaula», tal y como espetó Díaz-Miranda durante el encuentro.

Buses, bicis y taxis

Por los alrededores del Campo de San Francisco no solo pasan cada día vehículos privados, sino que son un ir y venir de autobuses y taxis. Sin ir más lejos, Díaz-Miranda explicó que las calles adyacentes se han convertido en «un intercambiador» debido al número de paradas que existen y que la mayoría de las líneas de autobús cogen y dejan pasajeros en la calle Uría. Al mismo tiempo, existen una parada de taxis en Toreno, pero el ir y venir de este tipo de coches es constante.

En lo que respecta al uso de la bicicleta, muchos de los asistentes no ven claro que se pueda compatibilizar su uso con el de los peatones que transiten por los paseos Campo de San Francisco. Su uso, dicen, se pondría extender por los alrededores.

Hoy, las actividades continúan a las doce del mediodía con una visita guiada por el Campo, mientras que el próximo martes todos los participantes compartirán todas las ideas y a partir de ahí se realizará el prediagnóstico participado.