El Comercio

Los Reyes Magos se quedan sin revoltijo en la Delegación de Gobierno

  • «Para no hacer distinciones entre los niños, lo mejor es que tengan todos un mismo espectáculo en el hall del Teatro Campoamor», justificó el presidente de la SOF, Roberto Sánchez Ramos.

Desde su llegada al gobierno, PSOE, Somos e IU han realizado cambios en el modelo de fiestas navideñas. Retiraron el Belén de la Catedral y lo trasladaron a la plaza de Trascorrales, la pista de patinaje sobre hielo que estaba en Porlier se instalará este año frente a San Salvador, y reubicaron el lugar de recepción del príncipe Aliatar, que atenderá a los niños en el Pavo Real, y de los Reyes Magos, en el teatro Campoamor. Los cambios afectarán este año, además, al exalcalde Gabino de Lorenzo.

Hasta ahora, el Ayuntamiento afrontaban los gastos de la recepción de sus majestades en la Delegación de Gobierno, cuyo máximo responsable es el exregidor popular. 1.815 euros que estaban previstos para pagar trescientos paquetes de revoltijo y a seis actores de la compañía Margen.

Somos intentó sin éxito anular la partida a principios de semana en la junta de gobierno de SOF, pero no pudo al estar incluida dentro del presupuesto general (que asciende a 200.000 euros). Pero ayer, disconformes con este gasto, los tres socios pusieron fin a este gasto. La junta de gobierno local acordó retirar el abono de estos 1.815 euros para animar las fiestas en la sede del que fuera alcalde de Oviedo durante veinticuatro años. «Para no hacer distinciones entre los niños, lo mejor es que tengan todos un mismo espectáculo en el hall del Teatro Campoamor», justificó el presidente de la SOF, Roberto Sánchez Ramos.