El Comercio

Poca consideración con los estudiantes de MIR

Francisco Solano escribe una carta en la que protesta por la «escasa consideración» hacia los estudiantes de MIR en Oviedo. «Nos hemos dirigido a la biblioteca de Campomanes y ha sido la tercera vez que nos han echado. La tercera en esta, pero no la quinta ni la sexta si tenemos en cuenta el gran número de veces que nos han puesto dificultades para estudiar en centros públicos. En la Escuela de Ingeniería nos confinaron a una pequeña sala, como si de ciudadanos de segunda se tratase. Lo único que buscamos es un metro cuadrado en el que poder afincarnos en silencio para poder estudiar. La generosidad parece brillar por su ausencia. Y la que presume de ser la utópica 'ciudad de los Mires', la que nos venden como tal, no hace más que poner trabas a un hecho tan sencillo como es nuestra preparación», denuncia.