El Comercio

Ricardo Fernández.
Ricardo Fernández. / A. PIÑA

«Las botellas de vino no son para consumir dentro de Seguridad Ciudadana»

  • El concejal Ricardo Fernández dice que el etiquetado de los caldos también «se hace en otros cuerpos» y que él compró «una caja»

El concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, tenía constancia de que se había etiquetado un palé de botellas de vino con imágenes de varios bomberos y que entre ellos se distribuían. Lo sabía porque a él se las ofrecieron y dijo que sí, que le guardasen «una caja». Incluso duda en coger otra. Pese a lo denunciado por el sindicato CSI, respalda la acción.

Aclaró ayer, no obstante, que hay que diferenciar y que la compra es incompatible con el consumo de alcohol en horas de trabajo. «No es para consumir dentro de Seguridad Ciudadana, es para que cada uno las lleve a su casa».

Estas palabras las pronunció semanas más tarde de colgar un cartel donde instaba a los bomberos a no beber estando de servicio. «No tiene nada que ver» una cosa con la otra, explicó ayer. Al mismo tiempo afirmó que esta iniciativa «se hace en otros cuerpos de seguridad» e incluso en el «extranjero» cuando están cerca «fechas señaladas como es el caso de la Navidad».

De igual forma, incidió en que por «distintas fuentes» le llegaron sospechas de que se podría haber consumido alcohol en los turnos y a «efecto de recordatorio» colgó un cartel con la normativa. La acción no sentó nada bien a los bomberos y la Corriente Sindical de Izquierdas (CSI), con Miguel Ordóñez a la cabeza, pidió en una rueda de prensa su dimisión.

El jefe de Bomberos, José Manuel Torres, no quiso ayer declaraciones tras la denuncia. «El concejal de Seguridad Ciudadana es el que tiene que pronunciarse ante este tema», relegó. Acusó, eso sí, a los representantes sindicales de realizar «una sarta de mentiras».