El Comercio

3.500 opositores para Correos

3.500 opositores para Correos
  • Económicas acoge una prueba para formar parte de la bolsa de empleo

  • Los candidatos afirman que las cien preguntas realizadas fueron «muy específicas» y lamentan que se ofertan muy pocas plazas

¿De qué material específico se dispone para prestar adecuadamente el servicio de reenvío? o ¿cuál es la cantidad máxima que se puede enviar a un domicilio mediante un giro nacional de pago en metálico? Son dos de las cien preguntas incluidas en uno de los cuestionarios tipo test que tuvieron que responder los tres mil quinientos opositores que ayer por la mañana se presentaron al examen de Correos para formar parte de la bolsa de empleo. Las pruebas tuvieron lugar en la facultad de Economía y Empresa de El Cristo.

Asturias no fue la única provincia que albergó esta convocatoria. Se habilitaron once edificios en toda España para congregar a 120.000 inscritos que optan a 1.606 empleos. Las oposiciones llevaban sin convocarse desde 2008. Los candidatos tuvieron ayer una hora y media para rellenar la hoja de respuestas.

Los examinadores dejaban salir del aula a los más rápidos en acabar. Este fue el caso del leonés Rubén Lago. Comentó que en Oviedo se juntó a todos los que se presentaban a las plazas de Asturias y León. Él quiere ser fijo en la empresa en la que lleva trabajando desde hace varios años, pero las seis plazas que se ofertan para este área geográfica le han «desmoralizado».

En una situación similar también se encuentra Noé Jesús López. Lleva desempeñando la función de cartero durante diez años y destacó que las cuestiones incluidas en el examen tipo test «son distintas» al trabajo que él desempeña cada día en la oficina. Al mismo tiempo, manifestó que estas cuestiones «son muy específicas» para este tipo de empleo.

Verónica Rodríguez ya es veterana en este tipo de pruebas. «La primera vez que me presenté tenía 18 años y ahora tengo 33». Por aquel entonces no la cogieron porque no tenía una antigüedad de tres años de carnet de conducir de coche. Tampoco la licencia que permite llevar una moto de 125 centímetros cúbicos. Explicó que trabaja en una empresa que nada tiene que ver con el reparto de la correspondencia y que su madre la animó. Madre e hija realizaron el examen tipo test ayer. «Ella lo hizo porque si no te presentas, te expulsan de la bolsa de trabajo y no te llaman más para trabajar», explicó.

Ana Hevia es estudiante de Bachiller y su madre trabaja en Correos. «Fue ella la que me animó, ya que a mí me gusta» esta profesión, señaló. Igualmente, destacó que la prueba fue un «poco complicada» al ser diferente a un examen de instituto. También fue la primera vez para el gijonés Imanol Santamarta. Él está en el paro y ayer destacó que «las preguntas que se hicieron fueron muy específicas». Se enteró de la convocatoria del examen «hace dos o tres meses» y el temario «por el que estudié me lo pasaron» unos amigos que también probaron suerte. Todos esperan ahora con ansia las notas.